Saltar al contenido

¿Qué es el Síndrome de Estocolmo?

Se denomina “Síndrome de Estocolmo” al trastorno psicológico que sufre una victima que ha sido secuestrada o retenida en contra de su voluntad en el que forma un lazo con su captor y entra en una relación de complicidad.

¿En qué consiste el Síndrome de Estocolmo?

Más del 90% de las personas que han sido victima de secuestros sienten odio hacia sus agresores. Esto es algo totalmente normal. Pero, una minoría de ellos desarrolla lo que se conoce como “Síndrome de Estocolmo”, sintiendo afecto y formando un lazo que los une a sus captores.

Las victimas comienzan a depender de sus agresores durante el tiempo que están secuestradas. En este estado tan vulnerable van absorbiendo las ideas y razonamiento de sus captores, tomándolas como propias. De esta manera, la victima simpatiza y comprende al agresor, y hasta intenta ayudarlo sin darse cuenta que se perjudica a si misma.

Relacionado: ¿Qué es un síndrome?

En otros casos, las personas desarrollan simpatía hacia los captores como una forma de agradecerles por no haberlos matado o violentado durante el tiempo de captura.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Estocolmo?

Cada persona con Síndrome de Estocolmo se comporta de una forma diferente, pero los síntomas principales de este trastorno son:

  • Empatía por el captor o agresor
  • Rechazo hacia su familia y amigos
  • Repudio por las autoridades policiales que quieren ayudarlos
  • Acciones que pueden entorpecer o impedir su propia liberación

¿Por qué se produce el Síndrome de Estocolmo?

La razón por la cual una persona sufre del Síndrome de Estocolmo es principalmente el estado de shock en el que se encuentra. A causa de la situación traumatica que esta atravesando, su mente se desequilibra y no puede razonar.
De forma casi inconsciente, como por instinto, busca defender su vida formando un vinculo con su captor. En lugar de agredir a su captor y recibir lo mismo de la otra parte, prefiere formar una “amistad” y recibir un trato más cordial y amable. Es por eso que expresa cariño y simpatía, aunque en realidad esto es solo la mascara de sus verdaderos sentimientos: temor, ansiedad y angustia.

Otras personas que han desarrollado el Síndrome de Estocolmo expresan una sensación de gratitud hacia sus agresores porque consideran que la situación vivida les permitió desarrollarse, crecer y superarse.

Más Información: ¿Cuáles son los síndromes más comunes?

No quiere decir que estén de acuerdo o justifiquen a los captores, pero han decidido ver la otra cara de la situación y lo que han ganado en lugar de lo que perdieron.