Saltar al contenido

¿Cómo plantar aloe vera?

Las plantas de áloe vera pueden plantarse por medio de brotes o semillas. Para su cultivo es muy importante que la maceta tenga un buen drenaje, la tierra y el sustrato sean enriquecidos con abono orgánico, y reciban la cantidad de agua y sol adecuados.

¿Cómo plantar áloe vera?

El áloe vera puede plantarse a partir de brotes, también conocidos como hijos o hijuejos, de una planta madre. Esta es la forma más fácil y rápida de conseguir nuevas plantas de áloe vera.
Por supuesto también puede plantarse a partir de semillas, pero este método tardara un poco más y necesita de más cuidados.

Para plantar áloe vera se necesita de una maceta o recipiente con buen drenaje. Este debe prepararse con sustrato con abono orgánico y una capa gruesa de grava para mantener la planta alejada de la humedad.

El brote de la planta debe enterrarse en la tierra hasta donde comienzan a crecer las hojas. Debe realizarse con cuidado para que las raíces no sufran daños.

Después de haber plantado el áloe vera hay que dejar pasar 2 semanas para regar por primera vez. Luego, según el clima de la región, se debe regar cada 2 o 3 semanas.

La planta debe estar ubicada en un lugar húmedo y donde reciba luz del sol, siempre de forma equilibrada ya que la humedad y el sol en exceso también pueden ser dañinos.

¿Qué cuidados necesita una planta de áloe vera?

Las plantas de áloe vera no necesitan de muchos cuidados, pero si de algunos que son muy importantes.

La tierra en la que se plantara el áloe vera debe ser rica en materia orgánica Se recomienda agregar un humus o abono de lombriz.

En cuanto al riego, esta planta necesita de agua en cantidad justa, ni más ni menos. La mejor forma de regar el áloe vera es por medio de goteo. Hay que humedecer la tierra, pero nunca permitir que se formen charcos ya que pueden pudrir sus raíces.

Ademas, la planta de áloe vera necesita recibir entre 8 a 10 horas de sol por día. La temperatura ideal para esta planta es de entre 17º y 27ºC. Es por eso que durante los días de verano no se debe dejar la planta expuesta al sol directamente porque lo puede quemar.