Saltar al contenido

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional?

Hablar de inteligencia emocional es referirse a la capacidad que tiene una persona de relacionarse consigo mismo. Esta capacidad se logra desarrollar a lo largo de la vida, en la medida que la persona pueda identificar y reconocer de dónde vienen sus emociones y sentimientos propios. Lo cual va a permitir controlar y canalizarlos asertivamente, facilitando así la interrelación con otras personas mediante la empatía y logrando que fluya una comunicación clara, se gestionen conflictos,  y haya influencia sobre los demás.

Claves para desarrollar la inteligencia emocional

Existen algunos pasos sugeridos por los expertos que ayudan a desarrollar la inteligencia emocional.

Diferenciar tus emociones, es uno de los primeros pasos. Es importante que puedas reconocer tus estados de ánimo, y así poder identificar la razón por la cual te sientes y reaccionas de determinada manera ante situaciones cotidianas.

Cómo desarrollar la inteligencia emocional
Identifica tus estados de ánimo

En este caso lo importante es mantener una actitud equilibrada, que te permita reconocer cómo te sientes, contrarrestando los pensamientos negativos.

Diversifica y amplía el conocimiento emocional, existen emociones básicas a partir de las cuales se generan todas las demás: alegría, tristeza, enfado y miedo.

Más Información: ¿Cómo influye la música en las emociones?

Tener un  conocimiento amplio sobre tus emociones te permitirá poder  describirlas con precisión y conocer lo que te está pasando.

No cuestiones la forma en que te sientes, las emociones no las puedes eliminar, simplemente se manifiestan  para darte información sobre lo que te está ocurriendo.

Así mismo, al desconocer las emociones  y no aceptarlas solo conseguirás  actuar sin saber lo que te está pasando,  y lo que te afecta.

Si logras descifrar el mensaje que tus emociones te transmiten podrás vivir consciente de tu mundo interno.

 Anímate a ti mismo, se ha demostrado que el pensamiento positivo es un elemento fundamental para desarrollar y alcanzar sueños.

Cómo desarrollar la inteligencia emocional
Tener un pensamiento positivo favorece la inteligencia artificial

De esta manera, podrás conseguir un mecanismo que genere en ti una maravillosa expectativa de éxito.

Descifra tu expresión corporal, dedica tiempo para observarte a ti mismo, para ver cómo reacciona tu cuerpo ante  circunstancias que activan tus emociones.  Así puedes ir identificando el tipo de emoción según la reacción que produzca en tu cuerpo.

 Por ejemplo cómo sientes tu cara, tus manos y pecho al enojarte o al estar nervioso. También puedes precisar que posturas asume cuando estas incomodo

Controla tus pensamientos para que puedas controlar tus actuaciones,  cuando se activa alguna emoción en la persona, se  genera en seguida un pensamiento  que es el que va a determinar la  actuación específica.

Por lo tanto no puedes evitar la emoción, lo que sí puedes es modificar tus pensamientos al respecto para regular tus actos.

Identifica las emociones de otros a través de la empatía, la cual es la capacidad de poder ponerse en el lugar del otro,   comprendiendo  sus sentimientos y necesidades.

Busca el porqué de las reacciones de los demás para poder entenderlos, para ello, se necesita descifrar  qué emoción y pensamiento originaron en esa persona dicha reacción.

Más Información: ¿Qué son las emociones básicas?

Comunícate expresando tus emociones de forma asertiva, una vez  que identificas, aceptas y le pones nombre a tus emociones se te va a facilitar expresarlas.

Al expresar la emoción hazlo en primera persona, luego describe  la conducta y lo que a ti te genera esa emoción sin juzgar, y por último expresa lo que necesitas.

Los cambios forman parte de la vida, acéptalos y aprende a adaptarte a ellos, porque los mismos constituyen una  oportunidad para crecer y alcanzar sueños.

Pregunta y date la oportunidad de poder escuchar las opiniones sobre tus reacciones emocionales que pueden emitir  las personas relevantes para ti.

Esto puede ayudarte a tener un concepto realista sobre ti mismo, para tomar consciencia y aprender de ello.