Saltar al contenido

¿Usar pantalones tiro bajo deforma el cuerpo?

Los pantalones tiro bajo crean una deformidad en la parte de las caderas ya que la grasa acumulada se adapta a la forma de este pantalón, así se vuelven más anchas.

¿A quienes le lucen bien los pantalones tiro bajo?

Aunque los pantalones tiro bajo marcaron tendencia y fueron la prenda “estrella” por muchas temporadas, lo cierto es que no le lucen bien casi a ninguna persona que los lleve.

No hay un tipo de cuerpo que le quede bien el pantalón tiro bajo. La razón es que este corte de pantalón hace énfasis en las caderas, logrando que toda las miradas se enfoquen en esta parte del cuerpo.
A las chicas que tienen la cadera muy ancha no las favorece, así tampoco a las de cintura recta. Mucho menos a quienes son bajas, tienen piernas cortas o algunos kilos de más.

La estética no fuera problema si es que estos pantalones son cómodos o prácticos, pero tampoco ofrecen nada de eso.
Ademas de deformar la silueta por generar y evitar que se disimulen las imperfecciones de esta parte del cuerpo, al ser tan bajo dejan ver la ropa interior y mucha piel. No quedan para nada bien en ningún sentido.

¿Por qué los pantalones tiro bajo deforman el cuerpo?

Los pantalones tiro bajo causan en el cuerpo un efecto parecido a los corset que usaban las mujeres en tiempos antiguos. Estos pantalones hacen que la cintura se adapte a su forma y como consecuencia terminan deformándola de una manera para nada agradable.


Usar un pantalón tiro bajo por largo tiempo genera cambios en el abdomen, cintura y cadera. Los cambios se vuelve notable después de 6 meses de uso.
La cadera es apretada por la cintura del pantalón y cuando se sube un poco de peso la grasa comienza a acomodarse y así se deforma volviéndose más cuadrada. Esto no pasa solo en las mujeres que aumentan de peso, también se nota en las delgadas porque la poca grasa que tienen se re acomoda adaptándose al pantalón.

Para restaurar la forma del cuerpo y volver a moldear la figura sera necesario recurrir a una cirugía estética. El ejercicio casi no logra arreglar la deformidad creada por el uso de estos pantalones. La cintura y la cadera vuelven a formarse con una lipoescultura o abdominoplastia.