Saltar al contenido

¿Ser perfeccionista es malo para la salud?

El perfeccionismo puede ser visto como una cualidad para muchos, sin embargo para llegar a la perfección de las cosas y querer saborear el éxito, se recorre un camino tortuoso para la salud donde nuestro organismo pasa por episodios de estrés, ansiedad, angustia, rabia o molestia que no dejan disfrutar de los verdaderos logros.

¿Por qué se origina el perfeccionismo?

La mayoría de las personas perfeccionistas, han atravesado ciertos episodios en su vida que los han convertido en lo que son, veamos cuales pueden ser esos antecedentes.

Traumas

Algunas personas han vivido experiencias traumáticas que les han dejado huella, desean sobresalir para sentirse aceptados.

Ser perfeccionista es malo para la salud
Los niños con traumas pueden convertirse en perfeccionistas buscando la aceptación social

Es aquí donde caen en el perfeccionismo, ante la constante búsqueda de la aprobación social.

Elogios

Aunque los elogios no son malos, debemos procurar que se hagan en el momento justo y necesario, pues será más gratificante.

Más Información: ¿Qué responder sobre tus defectos en la entrevista de trabajo?

Sin embargo, aquellas personas que se han formado en ambientes donde son elogiados constantemente hasta por el más mínimo detalle, son más propensos a que su autoestima dependa de ello, por lo tanto se hace necesario hacer todo lo posible por mantener el estándar de perfección.

Hogares exitosos

Cuando los niños crecen en hogares donde los miembros de la familia son reconocidos y elogiados por sus éxitos, sienten más presión por mantenerse a su nivel, eso puede convertirlos en adultos perfeccionistas.

Otras causas son

  • Presión de los padres por tener hijos exitosos
  • Miedo a fracasar
  • Ambiente escolar o sociedad competitiva
  • La baja autoestima puede convertirse en perfeccionismo.

Esto es debido a que la persona intenta por todos los medios superar el sentimiento generado.

Efectos negativos del perfeccionismo sobre la salud

Las personas perfeccionistas pueden llegar a sufrir consecuencias negativas sobre su estado de salud a causa de querer lograr siempre el éxito y la perfección.

Obsesión

Los perfeccionistas tienden en obsesionarse por conseguir el éxito, por lo que se mantienen bajo una gran presión y ansiedad, sin duda, nada grato para el organismo.

Por lo general, solo se enfocan en el resultado final, sin medir las consecuencias o el daño que puede causar el recorrido a hasta la meta.

Ser perfeccionista es malo para la salud
El perfeccionista se obsesiona con el control del más mínimo detalle

También se obsesionan por querer controlar hasta el más mínimo detalle, si algo se sale de lugar, puede rebasar sus límites.

Autoestima baja

Los sentimientos por el fracaso siempre están presentes en las personas perfeccionistas, esto es debido a que nunca están satisfechos con sus logros.

Su misma perfección hace ver errores donde no los hay, por lo tanto no disfrutan de sus éxitos y su autoestima dismunuye por ver todo con ojos de fracaso.

Depresión

La depresión es otro de los resultados más certeros de las personas perfeccionistas.

Y es que, en busca de la perfección, tienden a apartarse de aquellos que los rodean, pues no cumplen con los estándares de éxitos que ellos merecen.

Adicción por el trabajo

Aquellos adultos perfeccionistas, se obsesionan con el trabajo a tal punto de querer ser el mejor en todos los aspectos.

Más Información: ¿Cómo saber si una persona esta depresiva?

Si es empleado, pueden tener relaciones ásperas con sus compañeros, pues desea sobresalir en todas las áreas.

En el caso de que el perfeccionista sea el jefe, sin duda, se crea un ambiente laboral de angustia donde todos trabajan con ansiedad y bajo presión para cumplir sus expectativas.