Saltar al contenido

¿Se puede tomar sol estando embarazada?

Siempre hay que tener ciertos cuidados al exponerse al sol para poder disfrutarlo y no sufrir consecuencias negativas, mucho más durante la etapa del embarazo.

¿Es peligroso tomar sol durante el embarazo?

Todavía no se ha comprobado que la exposición al sol cause daños directos en el feto, pero aun así no es recomendable ya que tanto la madre, como el feto, pueden tener consecuencias indirectas que afecten su salud.

Esto no quiere decir que las embarazadas no puedan tomar sol pero siempre deben tener mucha precaución.
Es importante tener en cuenta que el embarazo provoca cambios en las hormonas y esto afecta la piel, aumentando su sensibilidad y haciendo que necesite de más cuidados.

Ademas, la alteración de hormonas también produce un aumento en la producción de melanina, favoreciendo la aparición de manchas, mucho más con la exposición al sol.

¿Las embarazadas pueden tomar sol en la panza?

Una de las dudas que tienen muchas embarazadas es si pueden tomar sol y que este le de directamente sobre la panza. Hay que tener en cuenta que la piel en esta parte del cuerpo esta muy estirada y eso la vuelve más delicada aumentando los riesgos de sufrir quemaduras.

A causa de la alteración de hormonas y la producción de melanina, al exponerse al sol, se puede oscurecer mucho la linea de alba que se encuentra en la zona del ombligo.

Para evitar todo esto, si se quiere tomar sol en la panza, hay que tomar precauciones y tener mucho cuidado.

Otra cuestión muy importante es que el sol no le hace mal al feto, pero si el calor. Exponerse a un ambiente de alta temperatura puede causar malformaciones en la médula del bebé, lo que es un gran riesgo.

¿Qué cuidados tener al tomar sol estando embarazada?

Las embarazadas siempre deben usar protector solar, aun cuando no vayan a tomar sol y también durante los días de primavera, otoño e invierno. Por supuesto durante el verano mucho mas, y lo recomendable es que usen un protector solar con un factor superior a 15.

Si se van a exponer al sol siempre deben hacerlo durante periodos de tiempo cortos y cuando el calor no sea demasiado intenso.
En caso de comenzar a sentirse agotada, mareada o tener nauseas, rápidamente hay que refugiarse en un lugar fresco.

Ademas, hay que usar un sombrero para cubrir el rostro del sol. Durante el embarazo, la piel se oscurece muy rápido y mucho más en el rostro.

Nunca hay que exponerse al sol en las horas de sol más intenso, de 11 a 16 horas en los días de verano.
El tiempo máximo para exponerse al sol en otros horarios es de 20 minutos. No es recomendable tomar sol más de ese tiempo.