Saltar al contenido

¿Se puede ser alérgico al sudor?

La alergia al sudor se manifiesta con enrojecimientos, ronchas y picor. Según los expertos en salud, este tipo de alergia no existe en si. No es el sudor el que provoca la alergia, sino la combinación del mismo con químicos de jabones, perfumes y otros productos para la piel, o acumulación de bacterias y otros microorganismos.

¿El sudor puede producir alergia?

Aunque los médicos dicen que la alergia al sudor no existe hay muchas personas que comienzan a sufrir ronchas y picores después de sudar.
Por lo general estas manifestaciones aparecen en los pliegues de la piel y son consecuencia de la combinación del sudor y las bacterias que se acumulan allí.

En otros casos, el sudor no es el causante de la reacción alérgica, sino que las glándulas sudoríparas están obstruidas y la transpiración queda retenida en la epidermis causando una dermatitis, especialmente cuando la temperatura del cuerpo aumenta.

Las personas que tienen la piel muy sensible son más propensas a sufrir reacciones alérgicas por el sudor.

Ademas, en la piel quedan químicos de los desodorantes, jabones y cremas. Estos son activados por el sudor y entonces producen ronchas y enrojecimientos en la piel.

Es importante tener en cuenta que la alergia al sudor es diferente a la sudamina. Este ultimo es un sarpullido en la piel que generalmente sufren los bebes y niños. Raramente aparece en los adultos, solo lo sufren quienes tienen la piel muy sensible.
La causa es que las glándulas sudoríparas quedan obstruidas por los minerales y entonces aparecen granitos de color rojo en diferentes partes del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al sudor?

Quienes sudan de forma excesiva pueden sufrir diferentes reacciones en la piel, como ronchas, granitos, enrojecimientos y picores.

Estas erupciones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Por lo general, las partes del cuerpo más afectadas son la nuca, axila y abdomen.

Los síntomas comienzan a hacerse notar a los pocos minutos de empezar a sudar. Luego, cuando el sudor se seca, la piel vuelve a su normalidad.