Saltar al contenido

¿Realmente enterraban su tesoro los piratas?

Oro pirata

Raramente los piratas escondían sus tesoros bajo tierra, la realidad es menos romántica, por lo general lo que ocurría era que al tocar puerto estos hombres de mar gastaban prácticamente todo lo que habían robado pagando prostitutas, ron y apostando.

Oro pirata

Origen del mito de los tesoros enterrados

El imaginario popular está lleno de alusiones a mapas de piratas que marcan el lugar donde se encuentra enterrada la riqueza del bucanero, sin embargo la realidad es un tanto diferente de lo que se cuenta, ciertamente tan sólo hay unas pocas evidencias de que los piratas enterraban sus tesoros luego de tocar puerto.

Gran parte del estereotipo que actualmente le atribuimos a los piratas procede de una novela llamada la Isla del Tesoro, escrita en 1833 por Robert Louis Steveson, en este libro se detalla la búsqueda de un tesoro escondido por un antiguo bucanero de alta mar. Sin embargo la realidad de esta clase de historias queda en entredicho al consultar a historiadores navales los cuales en común opinión indican que los piratas raramente ocultaban sus tesoros, eran más dados a gastarse todo en prostitutas alcohol y apuestas luego de tocar cada puerto, esto es debido a que sabían que su próximo viaje podía ser el último debido a la clase de vida que llevaban.

El capitán Kidd y su tesoro enterrado

A pesar de lo dicho si existieron algunos piratas que decidieron enterrar por un motivo u otro una gran cantidad de riquezas capturadas de forma ilegal, entre ellos podemos nombrar al famoso capitán William Kidd el cual en el año de 1699 tocó puerto en la diminuta isla de Gardiners muy cerca de Nueva York, en la cual el junto con sus hombres enterraron una gran cantidad de oro y joyas provenientes del abordaje de embarcaciones que circulaban por el Océano Índico.

Capitan Kidd
Capitan Kidd y su tesoro pirata

Sin embargo la historia de nuestro pirata no termina como en las novelas, en las cuales por lo general dicho personaje se sale con las suyas y llega a la vejez con su tesoro aún intacto, lo que ocurrió en el caso de Kidd fue que las autoridades inglesas lo arrestaron estando él en tierra y durante su juicio algunos de sus hombres lo traicionaron haciendo que la localización de su tesoro fuese descubierta por las autoridades, las cuales al llegar al lugar señalado desenterraron prácticamente todo el oro y joyas que el pirata y su tripulación habían escondido.

Posterior a ello nuestro osado bucanero fue condenado a muerte pero no en tierras del continente americano, el mismo tuvo que sufrir un duro viaje en barco hasta Inglaterra en el cual padeció toda clase de privaciones y sufrimientos, para luego al tocar tierra nuevamente ser ahorcado en el continente europeo.

Muchos exploradores aun los buscan

A pesar de todas las evidencias documentales que existen sobre la poca veracidad de los tesoros piratas enterrados aún queda una gran cantidad de personas que cree firmemente en ellos, manteniendo de esta manera vivos relatos que de otra manera se hubieran perdido. Es necesario mencionar que las búsquedas modernas de estos tesoros enterrados sólo le han ocasionado pérdidas monetarias a quienes las han llevado a cabo.