Saltar al contenido

¿Quienes fureron los cinco emperadores buenos del Imperio Romano?

¿Quiénes fueron los cinco emperadores buenos del Imperio Romano?

Los cinco emperadores buenos del imperio Romano fueron Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio.

¿Porque se los considero buenos  emperadores del Imperio Romano?

Estos emperadores buenos del Imperio Romano que fueron Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio. Eran conocidos como buenos porque los cinco gobernaron consecutivamente y consiguieron que el Imperio Romano llegara a su máxima expansión.

Más Información: ¿Cuales son las etapas de la historia?

Nerva: su mandato fue demasiado fugaz, pues tan solo gobernó durante poco más de un año y medio (del año 96 al 98). Nació en el año 30 de la era actual en Narni, un pequeño pueblo italiano. Durante la mayoría de su vida fue político, participando en varios puestos importantes de Roma.

Trajano: era el hijo adoptivo de Nerva, por lo que se convirtió en emperador en el año 98, fecha en que murió Nerva. Trajano fue visto por el Senado con buenos ojos, por lo cual gobernó tranquilamente, concentrándose en la expansión del Imperio.

Adriano:en el año 117 Trajano murió y su hijo adoptivo, Adriano, accedió al trono. Adriano logró apoderarse de territorios que nunca había gobernado Roma, por lo tanto durante su mandato el Imperio Romano alcanzó su máxima extensión, aproximadamente en el año 125.

¿Quien continuo con la labor de Adriano?

Antonino Pío: Adriano murió y su labor de mantener el vasto Imperio continúo con su hijo adoptivo, Antonino Pío. El Imperio no sufrió mayores cambios en el mandato de Antonino, pues él gobernó de una forma aceptable. Murió en el año 161, dejándole el trono a su hijo adoptivo, Marco Aurelio.

Más Información: Cual es el primer periodo de la historia?

Marco Aurelio: el último emperador perteneciente a los buenos, empezó su mandato en el año 161 y concluyó en 180, cuando falleció. Su gobierno fue igual de bueno que el de los otros cuatro emperadores buenos, defendiendo la extensión lograda por sus predecesores.

Su hijo Cómodo debió ser el sexto emperador bueno, pero fue un despiadado gobernante que se ganó el odio de la guardia pretoriana y el Senado.