Saltar al contenido

¿Quienes eran los Jenizaros?

Los Jenízaros eran soldados de alto rango pertenecientes al Imperio Otomano, que fueron los encargados de proteger a los sultanes y palacios importantes. Para ser Jenízaros, debían pasar por un entrenamiento bastante extenuante, en el que aprendían todo tipo de habilidades.

¿De donde proviene el nombre de Jenízaros?

El nombre jenízaros proviene del turco yeniçeri, el cual significa nuevos soldados, y es que los jenízaros no eran tropas normales, ya que se entrenaban durante mucho tiempo para lograr defender dignamente al sultán y los palacios más importantes.

¿Cual es la historia de los Jenízaros?

Todo empezó cuando el Bey Orhan I pensó que sería una buena idea tener una nueva infantería. En el año 1330 decidió empezar con los jenízaros, pero ninguno era musulmán, ya que para él era mejor utilizar a los cristianos, quienes eran sus prisioneros de guerra.

Más Información: ¿Cuales son las etapas de la historia?

Luego de algunos años, los futuros jenízaros empezaron a ser elegidos desde niños en regiones cercanas, como Grecia o Albania, y tenían que tener ciertas habilidades. Los padres no se preocupaban, ya que el pago por ser jenízaro era bastante bueno para la época.

Estuvieron presentes en el Imperio otomano hasta el año 1826. Se dice que el número de soldados alguna vez llegó a ascender a más de 200.000 hombres.

¿Como era el entrenamiento de los jenizaros?

En entrenamiento era muy estricto, no importaba que fuesen apenas unos niños. Consistía en levantamiento de todo tipo de cosas pesadas, carreras, etc., además, les enseñaban a manejar las más sofisticadas armas de la época.

Más Información: ¿Cuales son las etapas de la historia?

Pero todo no solo era entrenamiento físico, ya que los otomanos sabían lo importante que eran desarrollar óptimamente la mente, por lo que les enseñaban sobre literatura, matemáticas, entre otros conocimientos. Asimismo,la jenízaros eran muy religiosos, y creían firmemente en el Islam.

Aspecto de los jenízaros. Debían seguir varias reglas en cuanto a su aspecto. Ellos no podían llevar barba por ningún motivo, lo único que se les permitía era el bigote, y no debía ser tan amplio. Los colores de su vestimenta eran entre rojo y verde, y era necesario siempre llevar puesto su uniforme, ya que se les inculcaba que el cuartel era su casa y el sultán similar a su padre.