Saltar al contenido

¿Por qué el 20 de julio se celebra el Día del Amigo?

El Día del Amigo suele festejarse en diferentes fechas alrededor del mundo. En este caso vamos a tocar el día que se suele festejar en Argentina, Brasil, Uruguay y España, el 20 de julio. Tiene su origen en Argentina y se lo debemos a Enrique Ernesto Febbraro, profesor de psicología, filosofía, historia, músico y odontólogo, que vivía en Lomas de Zamora.

El 20 de julio de 1969 mientras miraba por televisión la llegada del hombre a la luna, se prometió a si mismo que ese sería el Día del Amigo. Antes de que Apolo 11 regresara a la Tierra , envió mil cartas a cien países, recibiendo 700 respuestas, quedando fundado así el Día del Amigo. El Gobierno de la provincia de Buenos Aires autorizó la celebración y le dio un marco legal a través del decreto N° 235/79.

Enrique Ernesto Febbraro, el “inventor” del Día del Amigo
Enrique Ernesto Febbraro, el “inventor” del Día del Amigo

Historia del Día del Amigo

Celebración universal que nace de la inquietud del Dr. Enrique E. Febbraro un importante pensador argentino, por la imperiosa necesidad de una celebración de una de las más significativas virtudes del ser humano. En 1968 la carrera por lograr el sueño de conquista del espacio estaría cerca, pues el hombre ya llevaba tiempo intentando derribar barreras y se generaba un acercamiento universal. El acelerado interés por atravesar las fronteras del planeta y llegar a los umbrales del universo, acercaba más a los seres humanos de credos, ideologías o razas distintas, para la obtención de un objetivo común.

La llegada a la luna un momento de inspiración

El objetivo común era la llegada a la luna y un gran número de personas conscientes de que la alianza con sus semejantes los ayudaría a alcanzar de forma rápida su objetivo, debido a que esta noticia había atrapado el interés de todas las personas. Esta unión significó la fuente de inspiración de Enrique Febbraro, Profesor de Historia y Ética, Doctor en Odontología; preocupado por darle un homenaje al valioso esfuerzo humano, ya que esa alianza sin fronteras ayudaría a establecer lazos de amistad entre todas las personas del planeta.

Gracias a la colaboración de algunos amigos

Enrique Febbraro para concretar ese homenaje, solicitó el apoyo de personas cercanas a su pensamiento y la colaboración de algunas de sus amistades, constituyendo un equipo de trabajo que trabajó enfocado en dicha idea durante un año.