Saltar al contenido

¿Quién fue el Rey Momo?

El dios Momo era parte de la mitología de la antigua Roma. Era considerado la deidad de las burlas y las chanzas, divertida a los dioses del Olimpo con sus ocurrencias. Simboliza la burla y la critica, pero siempre de forma inteligente.

¿Cuál es el origen del Rey Momo?

Momo era hijo de Hipnos, dios del sueño, y de Nix, diosa de la noche, o de Eris, diosa de la discordia.
En la mitología griega, Momo era el dios de las bromas, chistes, burlas y criticas. Todos sus comentarios eran sarcásticos, por eso aunque divertía a los demás dioses con sus criticas también los llevaba a reflexionar.

Entre sus historias se puede destacar las noches que pasaba con su compañero Como. Ellos se vestían con mascaras y flores y pasaban las noches cantando y tocando diferentes instrumentos.

Siempre fue un ser muy creativo. Se lo considera el protector de los poetas. Sus bromas no eran sencillas, cargaban mucha inteligencia.

Los dioses Poseidon, Hefesto y Atenea, crearon varios inventos y Momo se los critico a cada uno de ellos con bromas que tenían mucho sentido ya que enfatizaban en los defectos, no físicos, sino más profundos.

Por estas criticas, los dioses no toleraron más las burlas de Momo y lo echaron del Olimpo.

¿Por qué la figura del Rey Momo es tradicional en Carnaval?

Por toda su historia, Momo es una figura de la burla inteligente y el sarcasmo. Generalmente se lo simboliza con la imagen de un arlequín que lleva varias mascaras diferentes y un palitroque con una cabeza de muñeco. Con esta imagen se lo describe como alguien demente que tiene varias personalidades y se esconde detrás de ellas.

El Carnaval es una fiesta pagana que tiene sus orígenes en Egipto y el Imperio Romano. Entre los dioses que se veneraban en esa celebración se encontraba Momo, el dios de la locura.
En la Edad Media, los carnavales eran consideradas fiestas donde la gente podía hacer locuras y jugar bromas a otros, para no ser descubiertos se vestían con disfraces.
Con el tiempo, la Iglesia quiso detener esta celebración pero no lo logro. Paso a convertirse en un momento en el que los cristianos podían darse algunos “permitidos”.

En la actualidad, el Momo todavía sigue siendo considerado el Rey en los carnavales.