Saltar al contenido

¿Quién era Apolo en la mitología?

Apolo es un dios de la mitología romana y griega. Se lo conoce también con el nombre de “Délico” ya que, según su leyenda, ha nacido en la Isla de Delos. Otro nombre de esta deidad es Pitio, haciendo referencia a la serpiente Pitón a la que venció.

Leyenda de Apolo

Los padres de Apolo eran Zeus y Leto, la diosa de la noche. El se caracterizaba por sus talentos como músico, cazador y atleta. Siempre se lo podía escuchar tocando su lira, esto le encantaba a los demás dioses, se convirtió en el dios de la música y la poesía. Como atleta también era muy destacado, fue el ganador de los primeros juegos olímpicos.
Los antiguos romanos lo consideraban un dios protector de la ganadería y agricultura, también le atribuían dones con la medicina ya que era quien curaba a las personas enfermas y afectadas por plagas.
Apolo y su hermana Artemisa eran los guardianes de los jóvenes, él de los varones y ella de las doncellas.

Así como podía ser una deidad muy bondadosa y protector, su otra cara era totalmente diferente, se lo describe como alguien despiadado y cruel.
La leyenda relata muchos sucesos en donde actuá sin mostrar pena o compasión por sus victimas. Así como en algunas ocasiones curaba a enfermos, en otras decidía la muerte de alguien solo porque era conveniente para el.

Otras de sus características a destacar es su belleza física Apolo lucia muy masculino, viril y fuerte. Las musas lo proclamaban como su señor y gobernante, por esto se lo llamaba “Apolo Musageta”.

Pareja e hijos de Apolo

Al igual que la mayoría de los dioses del Olimpo y mucho más quienes tenían una belleza tan destacada, Apolo tuvo muchas parejas y amantes, tantos femeninos como masculinos. Entre ellos hay que mencionar a Cipariso y Jacinto; ademas de Arisone, Caliope y Urania.

Con sus parejas mujeres tuvo 6 hijos: Asclepio, Eriopis, Lino, Orfeo, Lalemo y Lino.