Saltar al contenido

¿Qué tienen los aerosoles que dañan la capa de ozono?

Los aerosoles tienen compuestos orgánicos volátiles que dañan la capa de ozono. Así también, las latas de los envases que se desechan tienen consecuencias muy negativas en el medio ambiente.

¿Cómo contamina la atmósfera el uso de aerosoles?

La contaminación de la atmósfera se da cuando el aire se pone en contacto con compuestos orgánicos volátiles, como el nitrógeno y el monóxido de carbono.

Estos son denominados COV. Tienen efectos muy negativos ya que, con la luz del solar, se convierten en gas de ozono. Esto afecta mucho a la capa de la atmósfera que se encuentra más próxima a la Tierra. Al generar smog se contamina el aire que respiran los seres humanos y animales.

Los contaminantes se encuentran presente en productos aerosoles que utilizamos a diario. Por ejemplo, en desodorantes, perfumes, disolventes, entre otros.

¿Qué consecuencias tiene la contaminación con aerosoles?

La contaminación de los aerosoles tiene grandes consecuencias en el clima de la Tierra. Sus componentes quedan en la atmósfera y no permiten que la radiación solar llegue con normalidad a la superficie del planeta. Como consecuencia de esto, la velocidad de los vientos se va reduciendo.

Los vientos, al volverse más lentos, también afectan a la evaporación de las aguas. Como se evapora menos agua de los ríos, lagos y océanos, las lluvias comienzan a escasear.

Esto también afecta a la humedad de los suelos, volviéndose más secos y teniendo consecuencias en la vegetación.

Más Información: ¿Por qué fabricar papel contamina al medio ambiente?

El viento también es utilizado para producir energía: energía eloica. Si este reduce su velocidad, sera imposible seguir aprovechando sus beneficios, por lo que se deberá buscar otros métodos de producción energía que pueden ser negativos para el medio ambiente.

¿Cómo evitar o reducir los efectos de la contaminación?

Desde hace algunos años se busca evitar o minimizar los efectos de la contaminación a causa de aerosoles.

Para lograrlo, se han implementado nuevas tecnologías que comprimen el contenido para que se puedan utilizar botes de aerosol más pequeños.

Con un envase más pequeño, la cantidad de gas que hay en su interior también es menor. Esto, reduce la contaminación casi en un 25%.