Saltar al contenido

¿Qué sucede si se deja de comer azúcar?

Es importante reducir el consumo de azúcar, principalmente del azúcar refinada, ya que su consumo en exceso es peligroso para la salud. Al comer menos azúcar se están previniendo enfermedades como la diabetes y sobrepeso, entre otros. Pero el azúcar tampoco se puede eliminar completamente de la dieta diaria ya que es necesaria para el organismo, siendo que aporta la energía para funcionar correctamente.

¿Por qué se necesita comer azúcar moderadamente?

El cuerpo humano necesita de azúcar para funcionar, principalmente el cerebro. Es cierto que el azúcar engorda y es dañina para la salud, pero en exceso, comer azúcar en cantidades moderadas es bueno y necesario.

El cerebro necesita de glucosa. Del total de glucosa que se consume en el día, el 20% es para alimentar al cerebro.
Gracias a la energía que este alimento aporta, el cerebro puede funcionar. No solo el cerebro sino también otras partes del cuerpo, como el sistema nervioso, la retina de los ojos y los músculos.

Para obtener glucosa es necesario ingerir hidratos de carbono. Es por eso que es importante que más del 50% de las calorías consumidas a diario provengan de los carbohidratos. Este nutrimento se encuentra en los cereales, los tubérculos, las verduras, frutas y legumbres.

Otros tipos de azúcar que también son buenas para la salud son la miel y el azúcar de caña. Son azucares naturales, no azúcar procesada que es la que afecta la salud.

¿Qué pasa si se deja de comer azúcar refinada?

Se recomienda reducir el consumo de azúcar refinada, aunque lo ideal seria eliminarla completamente de la dieta ya que esto tiene muchos efectos para la salud.

Si se deja de comer azúcar:

  • Se mantiene más saludable al corazón reduciendo el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.
  • La grasa no se acumula en la zona de la cintura y vientre.
  • Se aumenta el apetito ya que el azúcar tiene un efecto saciante.
  • El riesgo de cáncer se reduce ya que el azúcar favorece a la formación de células cancerígenas.
  • El hígado se fortalece ya que el azúcar actuá como un toxico en este órgano, tanto como el alcohol.
  • El cerebro se rejuvenece por lo que se previenen y combaten los síntomas del envejecimiento.