Saltar al contenido

¿Qué son los arrecifes de coral?

Se llama “arrecife de coral” al refugio en el que habitan peces, corales, plantas y otros animales marinos. Se trata de una estructura natural formada por piedra caliza. En este habitan más de un 25% de la vida marina.

¿Cuáles son las características de los arrecifes de coral?

Los arrecifes de coral también son conocidos con el nombre de ‘arrecife coralino’. Consiste en una estructura compuesta por carbonato de calcio, formada por colonias de corales que habitan en este ambiente submarino.

Los corales pétreos son un tipo de animal marino compuesto por pólipos. Dependiendo de la especie, estos se agrupan en diferentes maneras.
Estos animales también son conocidos con el nombre de “selvas de mar” ya que forman una especie de ecosistema en donde habita casi una cuarta parte de las especies marinas.

Los pólipos son pequeños, solo miden unos cuantos centímetros y la estructura de su cuerpo es muy simple. Poseen tentáculos, una cavidad gastrovascular y una boca. Se alimentan de los zooplanctos del agua, por lo que son carnívoros.
Absorben el agua del mar y la filtran, con el calcio obtenido forman la estructura de los arrecifes.

Los arrecifes se reproducen en base a las fases lunares y las mareas del agua. Llevan a cabo una fecundación externa. Cuando esto sucede, la gran cantidad de puesta cambia la coloración del agua del mar.

¿Cómo se forman los arrecifes de coral?

La formación de los arrecifes de coral requiere de un ambiente adecuado, entre otras cosas se necesita de una temperatura superior a 18ºC y una buena cantidad de luz solar. Es por eso que los arrecifes se forman comúnmente en los mares de la región tropical.

El color de los corales se debe a que la fotosíntesis que realizan las zooxantelas, una especie de algas que viven interactuando con los pólipos en los arrecifes.

Cuando los corales se reproducen se multiplican en gran manera formando una colonia. Este es un proceso que puede durar hasta años.
Las colonias ya maduras expelen esperma y óvulos en el agua, lo que permite la fecundación y da lugar al origen de pólipos nuevos.