Saltar al contenido

¿Qué se conoce como el Rococó?

De acuerdo a documentos especializados, el Rococó fue un estilo de arquitectura y decoración de origen francés que surgió al final del Barroco, a mediados del siglo 18. Se caracterizó por una ornamentación profusa, semi abstracta y ligera de color y peso.

Qué significa la palabra Rococó

En francés, la palabra “rocaille” hace alusión a las rocas, las conchas y los ornamentos en forma de conchas marina utilizados en fuentes y artes decorativas de este período.

Al principio, esta palabra surgió de manera ofensiva para referirse a las artes decorativas de esa época.

Sin embargo, hacia mediados del siglo 19 fue aceptado como un término de la historia del arte.

Cómo surgió el Rococó

También conocido como Barroco tardío, las artes decorativas del Rococó surgieron durante un corto período antes del neoclasicismo.

Debido al poco tiempo en el que se mantuvo como tendencia, se dice que este es un período en un lugar y de un estilo específico.

Rococó_el_columpio
El columpio. Pintura de Jean-Honoré Fragonard. Se le considera la obra más representativa del Rococó.

Comenzó aproximadamente con la muerte del Rey Sol de Francia Luis XIV en 1.715, hasta la revolución francesa en 1.789.

Este fue el tiempo pre revolucionario de Francia momento durante el cual la burguesía o clase media creció continuamente.

Esto quiere decir que las artes no fueron exclusivas de la realeza y la aristocracia.

Por el contrario, los artistas y artesanos también comercializaron y crearon obras para una audiencia mucho mayor y con poder adquisitivo.

El período Rococó francés fue transitorio.

El país abandonaba cada vez más el estado seglar y aumentaban los ideales de la Democracia gracias a la Ilustración.

Las pinturas eran del tamaño de salones.

La elegancia se medía en objetos pequeños y prácticos como candelabros, fuentes y soperas.

Características del Rococó

En este período se utilizaron curvas elaboradas, adornos en forma de conchas y plantas y cuartos enteros con forma ovalada.

En el Rococó las formas eran complejas y no simétricas.

Los colores a menudo eran livianos y pasteles, con un toque audaz de brillo y luz.

Estuvo de moda aplicar oro en los adornos.

Rococó_Jean_Antoine_Watteau
“Les plaisirs du bal” o “El placer de la danza”. Obra de Jean Antoine Watteau en la que se unen lo pesado del Barroco (a la derecha) con lo ligero del Rocoó (a la izquierda).

Algunos especialistas describen el Barroco como pesado, masivo y abrumador y al Rococó como delicado, ligero y encantador.

Los pintores de esta época tuvieron la libertad de crear grandes murales para los palacios.

Pero también obras pequeñas y delicadas que era posible exhibirlas en salones.

Relacionado: ¿Por qué hay tantas teorías con respecto a la Mona Lisa?

La pintura se caracterizó por el uso de colores suaves y delicados contornos, líneas curvas, ornamentaciones detalladas y ausencia de simetría.

El tema de las pinturas fue audaz.

Incluso, algunas podrían considerarse pornográficas para los estándares de nuestra época.

Relojes, marcos de cuadros, espejos, candelabros fueron algunos de los objetos utilitarios adornados en el Rococó.

Pintores destacados del Rococó

En el periodo del Rococó destacaron específicamente tres pintores.

Jean Antoine Watteau, Francoise Boucher y Jean-Honoré Fragonard.

Jean Antoine Watteau pertenece al periodo Rococó temprano, una época en el que ocurrieron cambios y contrastes en el arte.

En sus pinturas se unen el Barroco y el Rococó.

Relacionado: ¿Por qué fue importante el quattrocento para la pintura?

Es decir, grupos de personas con ropajes y declaraciones pesadas y otros grupos con características más ligeras dentro de una misma pintura.

Como muestra de esa distribución de personas, destaca la obra “Les plaisirs du bal” o “El placer de la danza”.

El otro pintor, Francois Boucher, se conoce como el pintor de diosas y amantes.

Ambos tipos de mujeres eran colocadas en posiciones sensuales que hoy podrían considerarse pornográficas.

Entre estás se encuentran las pinturas La odalisca morena y La odalisca rubia.

Por otra parte, Jean-Honoré Fragonard es conocido por pintar la obra más representativa del Rococó: El columpio.

Este pintura es frívola, traviesa sensual y recargada.

Posteriormente el Barroco se extendió de Francia hacia Italia, Inglaterra, España y América del Sur.

Se utilizó principalmente en decoraciones de interiores y artes decorativas.

Sin embargo hacia Alemania, Austria, Europa del este y Rusia se obsesionaron con este estilo pero en la arquitectura.