Saltar al contenido

¿Qué pasa si tenemos la hemoglobina baja?

La hemoglobina es una proteína circulante de la sangre que juega un papel de suma importancia en el transporte de oxígeno hacia los pulmones y el resto del organismo, en consecuencia, un valor disminuido de este parámetro desencadena diferentes condiciones patológicas y de gran afectación para la salud del individuo que se traduce en diferentes cuadros de anemia ampliamente descritos hoy en día por la ciencia de la medicina.

Causas de la disminución de la hemoglobina

Los niveles de la hemoglobina dependen directamente de la edad del individuo, sexo, ubicación geográfica habitual o alimentación por lo que va a variar de un individuo a otro.

En líneas generales, un hombre adulto debe manejar aproximadamente unos 13,5 gramos de hemoglobina en sangre y una mujer adulta sana puede tener un valor normal de 12 gramos; en los niños la definición de este parámetro es mucho más amplia pues depende de la edad y sexo por lo que cada medico pediatra maneja un valor especifico como normal.

Qué pasa si tenemos la hemoglobina baja
Extracción sanguínea para medir valores de Hemoglobina

Existen muchas causas que pueden alterar los niveles de hemoglobina desencadenando la aparición de cuadros de anemia, dicha enfermedad se traduce en una disminución de los valores de esta proteína sanguínea por lo que es necesario acudir al medico hematólogo ya que cada tipo de anemia es tratada de modo diferente.

Las condiciones alimenticias de cada persona también influyen en problemas de hemoglobina, puesto que una ingesta pobre en hierro, vitamina B12, folatos, vitamina B6 afectan los niveles normales de hemoglobina, de igual forma, existen ciertas patologías o condiciones fisiológicas donde los individuos manejan valores disminuidos como por ejemplo enfermedades renales, cuadros de artritis, padecimientos por hemorragias digestivas, cáncer, leucemias, ingesta de ciertos medicamentos durante tiempo prolongado o durante el embarazo.

Síntomas de hemoglobina baja

Muchas son las personas que sienten cambios en su organismo cuando los niveles de hemoglobina descienden pero no se percatan de la gravedad de la situación hasta que se vuelven prácticamente insostenibles.

Más Información: ¿Cómo saber si hay una carencia de hierro?

Los síntomas que más prevalecen son la fatiga generalizada, piel pálida, ojeras, palidez en conjuntivas y mucosas, dolor de cabeza, mareos, piel fría, somnolencia, dificultad para respirar.

Qué-pasa-si-tenemos-la-hemoglobina-baja
Mareos y dolor de cabeza, son síntomas de hemoglobina baja

Ante la aparición de cualquiera de los síntomas señalados, lo más importante es acudir con el médico especialista lo antes posible que te indicará una serie de estudios de laboratorio clínico para verificar tus valores sanguíneos.

Estos resultados permitirán dar con la causa específica y tomar las medidas necesarias y tratamiento oportuno para corregir la disminución de este parámetro hematológico.

¿Cómo aumentar mis niveles de hemoglobina?

Muchas veces depende de nosotros mismos mantener una condición optima saludable del organismo, por lo que existen ciertas medidas que podemos tomar para ayudar a nuestro sistema sanguíneo a mantener un nivel adecuado de hemoglobina según el requerimiento que necesitemos.

Más Información: ¿Que nos aporta la espinaca al organismo?

La alimentación es la principal herramienta de la cual podemos valernos, así que, lo más recomendable es incorporar a nuestra dieta diferentes tipos de alimentos ricos en hierro y otros nutrientes.

Qué-pasa-si-tenemos-la-hemoglobina-baja-1
Alimentos ricos en hierro

Entre los que más contribuyen a mejorar los niveles de hemoglobina se encuentran los vegetales como la espinaca, acelga, el brócoli, granos, frutas como plátanos, higos o uvas, también la carne roja es una de las mejores fuentes de hierro y aunque no lo creas, los frutos secos como almendras y pasas también contribuyen a evitar la disminución de la hemoglobina si son consumidos a diario.

Existen ciertas condiciones en las que estos alimentos no pueden ser consumidos ya sea por procesos alérgicos o digestivos, en cualquiera de los casos lo mejor es consultar con el médico tratante a fin de que pueda dar el visto bueno a tu balance alimenticio.