Saltar al contenido

¿Qué hacer ante un mentiroso?

Cada persona es diferente en su forma de ser y actuar, por ello, los expertos consideran que las personas al mentir pueden presentar comportamientos diferentes. Por lo tanto, para identificar una mentira se deberá tomar en cuenta varios elementos y analizarlos en forma conjunta; por ejemplo, las contradicciones de la persona en el relato de la historia que realice, así como, la expresión corporal ante el cambio de la conversación o cuando se le formule una pregunta inesperada.

Estrategias para identificar cuando una persona está mintiendo

El poder detectar mentiras es una actividad algo compleja, porque puede darse el hecho que en algunas conversaciones las personas mezclen cosas reales con otras que son inventadas.

Sin embargo, existen ciertas estrategias en las que los expertos coinciden que pueden ayudar a descifrar e identificar una mentira, las cuales se mencionan a continuación:

En primer lugar, procura identificar de manera clara la actitud de la persona cuando se le habla, y observa los cambios que se presentan en su comportamiento cuando surgen elementos inesperados a lo largo del relato. En los detalles puedes encontrar las grandes diferencias.

Las personas mentirosas tienen cambios representativos en su comportamiento

Cuando tengas duda de la veracidad del relato que la persona está realizando, de manera natural e inesperada sorpréndelo, mediante un cambio de tema o mediante una pregunta que no estuviera dentro de sus planes.

Lo antes mencionado puede lograrse a través de la siguiente manera:

Antes de cambiar de tema, observa con atención la actitud que tiene la persona al hablar de ese tema.

Luego cuando cambies el tema compara la actitud que presenta con el cambio de conversación.

Por ejemplo: Cuando conversan sobre las actividades del fin de semana, observa si hay inquietud en la forma de hablar; y luego al cambiarle de forma sorpresiva el tema, observa si su actitud es de alivio.

Más Información: ¿Cómo saber cuando una persona miente?

En cuanto a la pregunta a formular, debe ser de manera igual una pregunta inesperada para la otra persona, que no le dé tiempo para pensar la respuesta.

 Esto va a permitir que se desoriente en cuanto al  orden secuencial de los argumentos preparados, baje la guardia y luego salgan a relucir las contradicciones propias de la mentira.

En segundo lugar, conduce a la persona al punto de que vuelva a formular la historia contada, sólo que esta vez lo haga en forma regresiva. Cuando una persona está diciendo la verdad este hecho se le facilita.

Sin embargo, al tratarse de una mentira se genera una incomodidad en la persona por el esfuerzo mental que debe realizar para lograr engranar los argumentos planificados.

Dicha incomodidad se va a reflejar de manera evidente en ciertas incongruencias o en la expresión corporal.

Otro aspecto importante a considerar es durante la conversación, pon a prueba a la persona mediante ciertas preguntas, comienza formulando preguntas abiertas y luego realiza preguntas concretas.

Realizar preguntas concretas puede derrumbar la mentira

Por ejemplo: ¿Qué tal te pareció la invitación que te hicieron?, y luego ¿a qué hora te retiraste de la reunión?

 En este último punto, pueden ser estratégicos los siguientes aspectos:

Fíjate si al responder tu pregunta, primero la persona vuelve a repetirla, o si al responder busca dar excesivas explicaciones ya que esta suele ser una señal de que está ganando tiempo para preparar la respuesta.

Lo importante es mantener en todo momento la calma, incluso si llegas a detectar algunos datos que puedan alterar tus emociones te va a permitir tener la actitud correcta para seguir formulando preguntas.

Más Información: ¿Cómo aprender a perdonar?

 

Luego sigue tu parte instintiva, esa que cuando aplicas lo haces de una forma no analítica, sino a través de la percepción.

Esto último te permitirá identificar aquellas señales que tu lado consciente no ha logrado identificar.