Saltar al contenido

¿Qué es una contractura cervical?

La contractura cervical aparece cuando el grupo muscular del cuello se contrae lo que causa una compresión de los vasos sanguíneos que irrigan el músculo traduciéndose en dolor persistente; por lo general, se alivia con reposo, aplicando calor en la zona, analgésicos o anti inflamatorios locales, relajantes musculares o fisioterapia en los casos más graves.

Causas de la contractura cervical

Existen varios factores que pueden detonar la aparición de una contractura muscular.

Postura inadecuada

Es una de las causas más comunes que originan la contractura cervical es la mala postura.

Cómo aliviar una contractura cervical
La mala postura es una de las principales causas de la contractura cervical

Ocurren cuando el cuerpo se mantiene en una misma posición incómoda por mucho tiempo, sobre todo en el trabajo o mientras se duerme.

Esfuerzos repentinos

Los esfuerzos repentinos sobre todo los que ameritan levantar pesos, pueden ocasionar contractura cervical.

Más Información: ¿Cómo prevenir los calambres nocturnos?

Si se acostumbra a realizar entrenamiento físico, es necesario hacer un calentamiento previo.

Estrés

El estrés produce tensión muscular involuntaria lo que desencadena las contracturas.

Frío

Aunque sea difícil de creer, las personas que se someten al frío y no están preparadas para soportarlo,tienden a encoger su cuerpo para resguardarse; esto sin duda origina tensión en el grupo de músculos del cuello y da paso a las contracturas.

Falta de tonificación muscular

Si los músculos del cuello no se encuentran tonificados o son muy débiles, de seguro no soportarán diferentes ejercicios por cotidianos que sean, esto se traduce en contracturas musculares.

Síntomas de la contractura cervical

La contractura cervical agrupa una serie de síntomas muy incómodos y dolorosos.

Dolor

El dolor suele ser constante y la rigidez muscular obliga a que los músculos permanezcan en posición fija causando limitación para los movimientos.

Cómo aliviar una contractura cervical
El dolor es limitante

Las personas con contracturas cervicales suelen presentar dolor al tocar la musculatura la cual se encuentra dura; deben girar todo el tronco si desean ver alrededor.

Una falsa lumbalgia suele presentarse, pues el trapecio se extiende hasta la zona lumbar.

Cefalea

La cefalea se presenta porque la contractura se arropa la base del cráneo.

También se presentan vértigos, mareos e inestabilidad.

Hormigueo

La compresión de los nervios da paso a hormigueo en los dedos de las manos, también se produce dolor en el hombro que se irradia hacia el brazo y llega a las manos.

Tratamiento

El tratamiento de la contractura cervical puede ser variado y muchas veces se requieren de varios tipos de tratamientos para lograr una mejoría efectiva.

El reposo es necesario, pues los movimientos serán limitados, el uso de un collarín por 48 horas será de mucha ayuda.

Una manta eléctrica que irradie calor, resulta de mucha mejoría.

El uso de antiinflamatorios, relajantes musculares y analgésicos pueden ser necesarios siempre y cuando un médico especialista apruebe las dosis e indicaciones.

La rehabilitación con fisioterapia es de gran provecho para estimular el tránsito sanguíneo en la zona afectada.

Consejos para evitar la contractura cervical

A nadie le gusta padecer de una contractura cervical, así que para evitar este episodio, lo mejor será utilizar una posición adecuada y una silla que sea ergonómica con el fin de no perturbar la espalda.

También se recomienda colocarse en posición recta si se necesita levantar algún objeto pesado que se encuentre en el suelo.

Más Información: ¿Es bueno hacer crujir el cuello?

Procurar dormir boca abajo y realizar calentamiento previo a cualquier tipo de entrenamiento físico.