Saltar al contenido

¿Qué es un seguro de transporte?

Los seguros de transportes son aquellos que ofrecen cobertura a los productos y mercancías que son trasladados de un destino a otro ya sea por tierra, mar o aire. Estos seguros lo cubren durante la estancia, la carga y descarga y todo el camino hasta que son entregados en destino para hacerse responsables ante cualquier imprevistos y evitar perdidas.

¿En qué consiste un seguro de transporte?

Las compañías aseguradoras ofrecen esta modalidad de seguro a quienes tienen que transportar objetos y mercancías ofreciéndoles coberturas por daños y perdidas.

Al contratar un seguro de transporte se esta obteniendo protección para la mercancía transportada, ya sea por mar, cielo o tierra. Ante cualquier perdida o daño, la aseguradora pagara una indemnización para compensar la perdida económica

¿Qué tipos de seguro de transporte existen?

Este seguro de transporte puede ser contratado por empresas o personas individuales. Se presentan en muchas modalidades diferentes para que cada quien pueda escoger el más adecuado a sus necesidades.

Tipos de seguros de transporte:

  • Marítimo: ofrece cobertura para la mercancía que es transportada en buques y barcos.
  • Terrestre: protege la mercancía transportada en camión, bus o ferrocarril.
  • Aéreo: cubre la mercancía transportada en aeronaves.

Según la póliza se pueden cubrir diferentes tipos de riesgos. A mayor cobertura, más costosa es la prima. Se debe tener en cuenta el valor del producto para así poder escoger el seguro correcto.

¿Qué ofrece un seguro de transporte?

En resumen, el seguro de transporte ofrece una indemnización económica si alguna de la mercancía transportada se pierde o sufre algún daño, ya sea durante la estadía, los movimientos de carga o descarga, o antes de ser entregado al destinatario.

El valor de la indemnización esta definida por el valor de la mercancía y el costo de la póliza. Para calcular este costo se tiene en cuenta el tipo de mercancía, su tamaño, su valor, la calidad del embalaje, el medio de transporte, el trayecto que debe recorrer, los días de almacenaje y estadía, entre otros.

La compañía se hace responsable por cualquier daño o rotura que sufra la mercadería durante el trayecto en el que es transportada, luego una vez entregada en destino termina toda su responsabilidad.