Saltar al contenido

¿Qué es un antibiograma?

El antibiograma es un examen microbiológico que se utiliza para conocer la sensibilidad o resistencia que posee una bacteria que está causando alguna infección cuando se expone a un grupo de antibióticos. Su objetivo es probar que existen bacterias causando la infección y conocer el tratamiento idóneo para poder acabar con la infección. También se utiliza para comprobar que el antibiótico que se está usando es el adecuado para el tipo de microorganismo que produce la enfermedad.

Utilidad

Hoy en día se conocen un gran número de antibióticos los cuales se deben seleccionar muy bien después de conocer la bacteria que causa la infección, para que la enfermedad pueda desaparecer en el paciente y para evitar el uso innecesario de terapias antimicrobianas sin éxito y que confieren resistencia posteriormente. 

Los resultados del antibiograma guían a los médicos para escoger un buen tratamiento además de hacer seguimiento a la resistencia que puede surgir a los antibióticos. Un antibiograma puede ser:

Negativo: No se cuenta con presencia de ninguna bacteria, la zona examinada estaba estéril.

Positivo: Se consiguen más de 100.000 Unidades Formadoras de Colonias (UFC).

El antibiograma permite probar la existencia de bacterias

Contaminado: Cuando se encuentran más de un microorganismo, generalmente puede ser una mala toma de muestra.

¿Para qué se utiliza el antibiograma?

Su utilidad principal radica en iniciar el tratamiento correcto que necesita el paciente para poner fin a su infección.

Conocer si la bacteria que está causando la infección es poseedora de algún mecanismo de resistencia, lo cual puede entorpecer la efectividad del tratamiento.

Más Información: ¿Qué es la tinción de Gram?

Hacer seguimiento al tratamiento para comprobar que la infección está cediendo.

Conocer la epidemiología de resistencia de antibióticos en poblaciones como medida de prevención al posible aumento de resistencia microbiana.

¿Cómo escoger el tratamiento de una infección bacteriana?

Conocer cuál es la bacteria que causa la infección y saber si cuenta con mecanismo de resistencia natural o adquirida.

Saber cuál es el mecanismo de acción del antibiótico, como se absorbe y elimina en el organismo del paciente.

Estar claros en cuál es el tipo de infección y el estado inmunológico que posee el paciente, si es alérgico o no a algún compuesto del antimicrobiano.

Qué es un antibiograma
Gracias al antibiograma, se puede determinar el tratamiento específico

Basados en experiencias anteriores conocer qué patrón de resistencia ha desarrollado este antimicrobiano en la región donde se encuentra el paciente.

¿Cómo se interpreta su resultado?

En un antibiograma se prueban diferentes antibióticos y de acuerdo a su respuesta a ellos se interpreta que la bacteria es:

Sensible: El antibiótico ensayado se puede usar ya que la bacteria cede ante su presencia.

Intermedio: El antibiótico probado puede ser aplicado en dosis frecuentes o elevadas ya que puede penetrar al microorganismo e inhibir su propagación.

Más Información: ¿Que son las bacterias?

Resistente: Ese antibiótico no debe ser usado como tratamiento para esa bacteria ya que no reduce su propagación.

¿En cuánto tiempo tengo un resultado?

Luego de realizar el cultivo de la muestra se deben esperar entre 18 y 24 horas para tener resultados del antibiograma. Aunque actualmente se encuentran en el mercado kits comerciales que sirven para determinar la susceptibilidad a antibióticos en menos tiempo.

Este tiempo es clave para atacar infecciones graves ya que cada hora que pasa mientras espera resultado un paciente las bacterias siguen creciendo. En estos casos se empieza el tratamiento con antibióticos que puedan dar resultado y luego se confirma con el antibiograma si es el adecuado o se cambia en caso contrario.