Saltar al contenido

¿Qué es la vesícula y cuáles son sus características?

Es una de las vísceras más pequeñas del sistema digestivo, encargada de almacenar bilis para luego liberarla en el momento de la digestión.

¿Cuáles son las características de la vesícula?

La vesícula mide aproximadamente 7 centímetros, está ubicada debajo del hígado y se conecta al intestino delgado por medio de las arterias biliares. En su interior está formada por tejido seroso, músculos y mucosas, muy parecidas a las que forman el estómago. Así mismo, es irrigada por la arteria cística que proviene del hígado y le proporciona la bilis que luego será transportada al intestino delgado.

vesícula

Más información: ¿Qué órgano segrega la bilis?

¿Cuáles son las funciones de la vesícula?

Se sabe que la principal función es hacer de saco para almacenar y concentrar la bilis proveniente del hígado. Pero además su correcto funcionamiento es vital para el cuerpo ya que ayuda al proceso digestivo. Encargándose así de sintetizar sobre todo las grasas y las carnes rojas.

El buen funcionamiento de la vesícula permite entonces la regulación del colesterol malo en la sangre. Ayudando de esta manera al cuerpo a liberarse más rápidamente de comidas copiosas y cargadas de grasas. Por otro lado, la vesícula estimula los movimientos del intestino delgado. Así es como evita la descomposición temprana de los alimentos.

qué es la vesícula

Más información: ¿Qué es el pene?

¿Qué enfermedades se pueden producir en la vesícula?

Las enfermedades de la vesícula son más comunes en mujeres con problemas alimenticios. Sin embargo existe un alto índice de hombre con patologías de este tipo. Lo cual ocurre debido al consumo indiscriminado de comidas grasosas y copiosas.

Más información: ¿Qué es el cloroplasto?

Las mayores causas de asistencia al gastroenterólogo, se deben a los problemas de la vesícula. Esto según estudios, ya que las molestias aparte de ser peligrosas son muy dolorosas.

Los primeros indicios de padecer alguna enfermedad de la vesícula son la hinchazón. Así mismo los gases putrefactos, seguido de mareos, náuseas, vómitos y dolor de cabeza. Las más comunes son los cálculos en la vesícula (colelitiasis), la inflación de este órgano (colecistitis), tumores y cáncer.