Saltar al contenido

¿Qué es la teoría de la Aguja Hipodérmica?

La teoría de la aguja hipodérmica es un enunciado comunicacional que surgió en las primeras décadas del siglo veinte, como intento de explicar los mecanismos de funcionamiento de la propaganda en el individuo, tanto de forma individual como en grupos sociales. Establecía que el mensaje era “inyectado” y aceptado totalmente por el sujeto.

Aguja hipodérmica o bala mágica

La teoría de la Aguja Hipodérmica establece que, como una inyección, el mensaje es enviado al individuo y a las masas y puede ser inoculado.

Bajo este precepto, no hay un cuestionamiento del mensaje, sino que es aceptado en su totalidad.

Aunque se trata de una teoría que está desfasada o no tiene vigencia debido a la nulidad que le endilga al individuo como sujeto social sin criterio, en sus inicios surgió en base a una necesidad.

Era la necesidad de explicar cómo funcionaba el efecto de la propaganda en los sujetos.

Especialmente en un contexto en el que había culminado la Primera Guerra Mundial.

Aguja_Hipodérmica_Teoría_propaganda1
Durante la 1º Guerra Mundial, en los países que participaron en el conflicto bélico hubo gran despliegue propagandístico para lograr la adhesión de los ciudadanos a una guerra que no sentían como propia.

La teoría de la Aguja Hipodérmica también era conocida como “La Bala Mágica”.

Señalaba que los sujetos eran manipulables en su totalidad y que no tenían discernimiento ante un mensaje.

Este enunciado entendía la propaganda como una forma eficaz de persuasión.

Y el objetivo de esa propaganda era ganar adeptos no críticos ante un planteamiento político.

La Aguja Hipodérmica se basó en las teorías psicológicas del conductismo.

Además, era el inicio de los estudios sobre psicología de masas.

Los aportes de Lasswell

Aunque no hay un autor específico de esta teoría, el investigador y publicista Harold Laswell fue el primero en compilar bases del estudio sobre la Aguja Hipodérmica.

Laswell fue quien señaló que el efecto principal de la propaganda en el individuo es manipularlos de una forma pacífica, sin uso de la violencia.

Relacionado: ¿Qué son los fenómenos sociales?

Aseveró que esta era una forma simple para lograr adhesión a un planteamiento político.

El planteamiento de Haswell emergió en medio de una época de postguerra.

En ese momento, se intentaba explicar el alcance de la propaganda.

Así como los mecanismos que usaba el periodismo en la formación de la opinión pública.

Sobre todo entre 1920 y 1930.

Este investigador fue uno de los pioneros en plantear la necesidad de iniciar y formalizar estudios científicos en la rama de la comunicación.

La aguja hipodérmica y la posguerra

Cuando surgió esta teoría, Europa estaba devastada social y económicamente como consecuencia de la Primera Guerra Mundial.

Un conflicto armado que no resultó beneficioso para los países involucrados, sobre todo los europeos.

Esto, debido a las enormes pérdidas económicas y humanas.

Así como la imposibilidad de responder comercial y tecnológicamente en el continente.

Durante ese tiempo, en los países que participaron en el conflicto bélico hubo gran despliegue propagandístico.

El objetivo era lograr la adhesión de los ciudadanos a una guerra que no sentían como propia.

Precisamente este despliegue de propaganda fue el inicio del estudio teórico de la Aguja Hipodérmica.

Aguja_Hipodérmica_Teoría_comunicación
La teoría de la Aguja Hipodérmica establece que, como una inyección, el mensaje es enviado al individuo y a las masas y puede ser inoculado.

Que fue duramente cuestionada por especialistas de la época al no estar basada en estudios científicos comprobables sino en supuestos sobre la naturaleza humana.

Es decir, en neurobiología no experimental.

La teoría fue desestimada paulatinamente al plantear la enajenación del sujeto como mecanismo de control y manipulación política.

Todo a través de los medios de comunicación.

Relacionado: ¿Que son los derechos humanos?

No obstante, este enunciado era posible bajo el contexto de la posguerra, para explicar las conductas de masas.

Además de la cantidad de propaganda que hubo en la época.

Solo así podían explicar cómo los medios masivos servían de vehículo para el mensaje y lo enviaban hasta el receptor, sin ningún tipo de interferencia.

Es decir, enviando un estímulo y obteniendo una respuesta, como una inyección.