Saltar al contenido

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que se contagia a través del sexo oral, vaginal y anal. Y se puede tratar expeditamente si se toman los medicamentos adecuados durante la etapa inicial del padecimiento.

La sífilis – Etapa Inicial

Esta etapa inicial suele producir una llaga que no duele pero inflama los ganglios linfáticos cercanos a la zona donde se origina. Lo recomendable es que se trate lo antes posible.

Es muy importante destacar que la llaga ya mencionada puede facilitar el contagio del VIH durante las relaciones sexuales, así como complicaciones en un mujer embarazada.

Más información: ¿Qué son enfermedades venéreas (ETS)?

¿Cómo se contagia la sífilis?

Existen múltiples formas de contagio de esta enfermedad, entre las que podemos mencionar:

  • El contacto directo con la llaga durante una relación sexual con penetración o sexo oral. Estas llagas pueden aparecer en distintos lugares del cuerpo: dentro o fuera de los genitales, la lengua, los labios.
  • Durante la lactancia materna, el embarazo e incluso el parto.

sífilis

Más información: ¿Qué es el Sida?

¿Cuáles son las etapas de la sífilis?

A diferencia de otras enfermedades de transmisión sexual, la sífilis tiene varias etapas y puede causar incluso la muerte de no ser tratada a tiempo.

1.- Etapa principal: durante esta etapa aparece la llaga o las llagas con apariencia redonda, firma e indolora;  luego de aproximadamente tres semanas de ser contagiado. De no ser tratada la enfermedad, la llaga desaparece y la infección avanza a la segunda etapa.

sifilis

Más información: ¿Cómo se previene el SIDA?

2.- Segunda etapa: luego de la cicatrización de la llaga puede comenzar un salpullido en el pecho, la espalda, el estómago, palmas de manos, plantas de pies. Da fiebre, inflamación de ganglio, caída del cabello, pérdida de peso, llagas en la garganta, cansancio, dolor de cabeza.

3.-  Tercera etapa: ya en esta etapa la enfermedad daña nervios, cerebro, corazón, hígado, huesos, ojos, articulaciones. Problemas como ceguera, sordera, parálisis, demencia y hasta la muerte.