Saltar al contenido

¿Qué es la regla 30-60-10 en decoración?

En decoración de interiores hay una regla para combinar colores que se conoce con el nombre de “60-30-10”. No es una regla que haya que seguir obligatoriamente, pero si es muy recomendable ya que ayuda a realizar una buena distribución de los colores elegidos.

¿En qué consiste la regla 30-60-10 en decoración?

30-60-10” Es una regla que indica el porcentaje de cada color que se debe aplicar en la decoración de una habitación.

Siempre se recomienda elegir tres colores para una decoración Uno de ellos debe utilizarse en un 60%, el otro en un 30% y por ultimo el tercer color solo en un 10%.

Aplicando esta técnica se conseguirá una decoración equilibrada, con un color dominante, un color secundario y un color en detalles o acentos.

Por supuesto la regla “30-60-10” no tiene que aplicarse de forma exacta. No es necesario calcular matemáticamente, sino solo con aproximarse ya es suficiente para obtener un buen resultado.

¿Por qué es importante la regla 30-60-10 en decoración?

No es fácil elegir en que colores decorar una estancia. Si se utilizan colores neutros y básicos se pueden crear espacios aburridos, mientras que si se emplean colores intensos y vibrantes también se pueden obtener habitaciones muy confusas y sin armonía.

La clave para una buena decoración es aplicar esta regla “30-60-10” ya que con ella se puede encontrar la proporción perfecta para decorar cualquier espacio de forma equilibrada.

¿Cómo aplicar la regla 30-60-10 en decoración?

Para poder aplicar la regla 30-60-10 se necesitan escoger 3 colores: color dominante, color secundario y color acento.

Color dominante
Este es el color que se debe aplicar en un 60% de la estancia. Sera el color principal de la decoración.
Generalmente este color se aplica en las paredes, el piso, el techo y los textiles más amplios, como las cortinas, colchas y manteles, entre otros.
Se recomienda que se trate de un color neutro si lo que se busca es crear un espacio armónico. Los colores fuertes también pueden utilizarse, se creara una decoración más atrevida y vibrante, pero también bien equilibrada si se mantiene la regla y el otro 40% es colores neutros.

Color secundario
Este segundo color debe ser un tono intermedio, ni muy neutro, ni muy vibrante. Este color es el que se aplica en los muebles.
Debe estar presente en un 30% del espacio. No necesariamente debe ser solo un color, sino que pueden ser varios tonos de una misma paleta.

Color acento
El tercer color, que es el que se aplica solo en un 10%, es el color acento que se utiliza para dar toques de color a la decoración
Debe ser un color vibrante y atrevido que se aplique en piezas pequeñas y decorativas, como mantas, cojines, adornos, entre otros.
Esta es una buena manera de actualizar la decoración y mantenerse en las tendencias de moda.