Saltar al contenido

¿Qué es la preeclampsia?

Se le conoce como preeclampsia a la complicación que se presenta durante el embarazo producto de la presión arterial elevada que además causa daños en otros órganos de la mujer embazada por lo general los riñones y el hígado; ocurre pasadas las 20 semanas de embarazo y en la mayoría de los casos sin previas alteraciones de la presión arterial, si no es tratada a tiempo, puede llegar a ser mortal tanto para la madre como para el feto.

Causas de la preeclampsia

Muchos especialistas atribuyen que la preeclampsia es un proceso que inicia en la placenta cuando durante las primeras semanas de gestación se forman los diferentes vasos sanguíneos que servirán para enviar suficiente cantidad de sangre a la placenta.

Sin embargo, puede existir la posibilidad de que estos vasos sanguíneos no se formen correctamente, por lo tanto son más angostos y el flujo sanguíneo es menor dificultando así el paso adecuado de sangre a la placenta.

Qué es la preclampsia
Especialistas afirman que la preeclampsia se origina desde la formación de la placenta

Existen otros factores de riesgo que pueden desencadenar una complicación como la preeclampsia tales como antecedentes personales o familiares de preeclampsia, padecer de hipertensión crónica; la edad es un factor de riesgo pues las mujeres mayores de 40 años o aquellas muy jóvenes tienen mayores probabilidades de padecer preeclampsia.

Cuidado con la obesidad durante el embarazo pues aumenta el riesgo de preeclampsia; también en aquellos embarazos múltiples es mayor el riesgo.

¿Cómo saber si tienes preeclampsia?

Mantener un control prenatal regular es una de las claves más importantes para atender a tiempo los casos de preeclampsia y es que el monitoreo de la presión arterial es vital durante el embarazo puesto que existen casos donde los aumentos repentinos de estos valores se producen lentamente o sin causar ningún malestar.

Qué es la preclampsia
El control de la presión arterial durante el embarazo es vital para detectar a tiempo la preeclampsia

Si el médico detecta que tu presión arterial se encuentra por encima de los 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg), en dos ocasiones con intervalos de por lo menos cuatro horas de diferencia, esto no es considerada una presión normal, se debe de actuar de inmediato.

Otros síntomas son dolores de cabeza muy fuertes, signos de problemas renales como presencia de proteínas en orina, disminución en la producción de orina, también se puede presentar visión borrosa, vómitos o nauseas, dolor en la parte superior de la zona abdominal o en el costado derecho.

Más Información: ¿Cuándo es necesario hacer cesáreas?

Otro de los síntomas reflejados por estudios de laboratorio es la disminución de la cantidad de plaquetas en sangre a´si como niveles alterados en los parámetros de la función hepática.

Síntomas más complicados es la dificultad para respirar por el líquido que puede estar presente en los pulmones.

Complicaciones de la preeclampsia

Cuando se encuentra instalada la preeclampsia, es necesario que tu médico esté atento a cualquiera de las complicaciones que se pueden suscitar entre las más comunes ocurre restricción del crecimiento del feto debido a que la preecalmpsia afecta directamente todas aquellas arterias que llevan el flujo a la placenta, principal fuente de nutrientes para el feto.

El parto prematuro es una de las complicaciones de la preeclampsia

El parto prematuro es otra de las complicaciones ya que en algunos casos donde la preeclampsia es muy grave es necesario adelantar el parto a fin de salvar la vida de la madre y la del bebé; también podría ocurrir el desprendimiento de la placenta poniendo en riesgo ambas vidas.

Más Información: ¿Que es un embarazo ectopico?

Otra de las complicaciones es el temido Síndrome de HELLP que cursa con la destrucción o hemólisis de los glóbulos rojos además de alteraciones en los parámetros hepáticos y disminución del número de plaquetas, aquí la vida de la madre y del bebé corren peligro.

La preeclampsia puede causar daño a otros órganos como el hígado, los pulmones, el corazón, los riñones y ojos.

Si la preeclampsia no se ha podido controlar, puede dar paso a la aparición de eclampsia que no es más que la preeclampsia con presencia de convulsiones.

Es necesario mantener un chequeo periódico con tu médico especialistas durante el embarazo a fin de detectar a tiempo cualquiera de los síntomas de la preeclampsia.