Saltar al contenido

¿Qué es la infección por clamidia?

Una de las enfermedades de transmisión sexual más común en jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años es la clamidia. Una infección que no tratada a tiempo puede desencadenar consecuencias graves para la salud de la persona que la padece.

La infección por clamidia

La forma de transmisión de la clamidia, como sucede con la mayoría de estas enfermedades, es a través del sexo vaginal, oral o anal. Y es causada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis que afecta específicamente el órgano reproductivo de las mujeres.

qué es la clamidia

Más información: ¿Qué son enfermedades venéreas (ETS)?

¿Cuáles son los síntomas de la infección por clamidia?

La clamidia es peligrosa debido a que suele ser “silenciosa” por lo asintomática. En caso de tener algún indicio, aparece pasadas varias semanas del contagio y algunos de ellos son: molestia al orinar, sangrado irregular entre períodos menstruales, dolor en la parte baja de la espalda y en la zona abdominal, fiebre, nauseas, dolor durante las relaciones sexuales y flujo vaginal anormal.

qué es la clamidia

Más información: ¿Qué es el Sida?

Si estás presentando algunos de estos síntomas, es importante que visites a tu médico y te realices los chequeos necesarios. Recuerda que como se mencionó anteriormente, esta enfermedad tiene la particularidad de afectar el órgano reproductor femenino. A tal punto de generar imposibilidad de quedar embarazada.

¿Cómo se trata la infección por clamidia?

La clamidia tiene cura pero de no ser tratada a tiempo puede causar cicatrices en el órgano reproductor femenino. Esto se puede convertir en un daño permanente y por ende irreversible. Por eso es primordial que sigas al pie de la letra el tratamiento recomendado por el especialista.

Más información: ¿Cómo se previene el SIDA?

Por lo general dicho tratamiento es a base de antibióticos específicos. Los cuales deben ser tomados por el tiempo indicado. Recuerda que las enfermedades de transmisión sexual pueden evitarse usando preservativo o condón. Esta es la mejor herramienta que tenemos para llevar una vida sexual sana y responsable, impidiendo así consecuencias lamentables.