Saltar al contenido

¿Qué es la hilofobia: el miedo a los bosques?

Se denomina “hilofobia” al miedo a los bosques. Aunque se pueda confundir con la xilofobia no es igual ya que este se trata del miedo a la madera.

¿En qué consiste la hilofobia?

Quienes padecen de hilofobia sienten un miedo irracional por los bosques. También pueden temer a otros espacios naturales de características similares. No importa si es el día o la noche, se imaginan que pueden perderse o que les puede suceder algo terrible si están solos.

Aunque cualquier persona puede tenerle miedo al bosque, quienes padecen de fobia sienten un temor exagerado e irracional, quiere decir que en sus casos no hay justificación para temer a un bosque.

Quienes padecen de hilofobia no tienen problemas sino viven en zonas cercas de bosques ya que pueden evitar ir de visitas o excursión, pero de lo contrario necesitaran de ayuda profesional para poder superar esta fobia.

¿Cuáles son las causas de la fobia a los bosques?

Las causas de la fobia a los bosques puede ser muy variada. Por lo general se trata de una experiencia o vivencia negativa que tiene relación con los bosques. Muchos niños en una excursión o paseo pierden de vista a sus padres por algún momento y esto es suficiente para que se despierte en ellos un miedo que continuara con el paso de los años.

También puede suceder que un joven o adulto conozca el caso de alguien que se ha perdido en el bosque, ha sido sufrido un accidente o ha sido atacado por un animal, esto puede causarle fobia ya que puede pensar que le sucederá lo mismo.

Las películas de terror infunden mucho miedo sobre los bosques, mucho más durante la noche.

¿Cuáles son los síntomas de la hilofobia?

Al tratarse de una fobia, las personas que la padecen comienzan a presentar diferentes síntomas físicos cuando piensan solamente en la idea de estar en un bosque, lo que les genera angustia y ansiedad.

Los principales síntomas de la hilofobia son el nerviosismo, malestar general, sudoración excesiva, palpitaciones aceleradas, adormecimiento de extremidades, mareo, nauseas, confusión, ataques de pánico.