Saltar al contenido

¿Qué es la fobia a las abejas y avispas?

La fobia a las abejas y avispas es conocida con el nombre de “apifobia” o “melisofobia”. Se trata de un miedo exagerado a estos insectos.

¿En qué consiste la apifobia?

El termino “apifobia” tiene su origen en el latín, esta compuesta por el vocablo “apis” y “phobos” que significan ‘abeja’ y ‘miedo’.
A esta fobia también se la denomina “melisofobia”, siendo que esta palabra deriva del griego en el que ‘melissa’ quiere decir: abeja.

Se trata de un trastorno que genera muchísima ansiedad. Las personas que tienen fobia a las abejas y avispas sienten un miedo irracional por estos insectos.

Le tienen tanto temor que deciden evitar completamente el contacto con ellos. En realidad es normal que nos mantengamos lejos de las abejas y avispas porque pueden atacar con picaduras que son muy dolorosas. Pero los fóbicos no solo tienen precaución, sino que se sienten totalmente angustiados con solo pensar en que una abeja o avispa puede estar cerca.

Quienes no viven en zonas de bosque o cerca de colmenas de abejas o avispas, la fobia de estos insectos no resulta un problema grave. Aun así, si este temor altera su vida cotidiana es mejor buscar ayuda profesional para superar este temor.

¿Qué causa el miedo a las abejas y avispas?

Como en la mayoría de las fobias, la principal causa es una mala experiencia o vivencia traumatica, en este caso relacionada con estos insectos.

Por lo general se trata de no haber tenido las precauciones necesarias y sufrir la picadura de una abeja o avispa, también puede ser que un familiar o amigo haya sido quien sufra la picadura. Si esto sucede durante la infancia es común que se desarrolle un miedo más intenso.

Otra razón por la que se desarrolla fobia a las abejas es por creencias erróneas Las picaduras de las abejas y avispas pueden ser muy dolorosas pero no son riesgosas para la salud, a menos que la persona sea alérgica a estos insectos.

Algunas películas han exagerado la peligrosidad de las abejas o los padres han enseñado a los niños que las abejas son “muy” peligrosas para que se mantengan lejos de ellas. Estas creencias falsas han desarrollado un temor exagerado por estos insectos.

¿Cuáles son los síntomas de la apifobia?

Siempre hay que tener precaución con las abejas. Entendemos que estos insectos pueden sentirse amenazados con nuestra presencia y volverse agresivos. Lo mejor es mantenerse lejos y no molestarlas.

Esto es muy diferente a tener apifobia. Quienes tienen fobia a las abejas y avispas comienzan a sentir nerviosismo, dificultades para respirar, temblor, mareos, nauseas, se paralizan, sus palpitaciones se aceleran, sudan de forma excesiva, entre otros síntomas, solo con pensar que pueden estar cerca de un insecto de este tipo.