Saltar al contenido

¿Qué es la fatiga emocional?

La fatiga emocional es un estado de cansancio mental. Este trastorno también incluye el cansancio físico, el cual esta acompañado de un agotamiento psicológico. Es causado por un estrés extremo, generalmente producido por exigencias y responsabilidades que sobrepasan la capacidad de la persona.

Fatiga emocional

Causas

La causa principal del cansancio mental es la sobrecarga emocional. Cuando se da una serie de sucesos que alteran las emociones y producen estrés, la mente sufre un agotamiento. Puede tratarse de responsabilidades que no se pueden cumplir, la perdida de un ser querido, una separación o divorcio, la perdida de un empleo, entre otros.

Síntomas

El estrés afecta la mente y las emociones de una persona, lo que también tiene resultados en el físico. El cansancio mental no solo produce emociones confusas, sino que puede producir alteraciones en el funcionamiento de diferentes órganos del cuerpo humano.

Algunos síntomas de la fatiga emocional son:

  • Dificultad para conciliar el sueño o dormir una noche completa
  • Nervios alterados
  • Angustia
  • Ansiedad
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Dificultades para comer
  • Alteraciones en el sistema digestivos
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Desmotivación
  • Desgano
  • Recurrir a las drogas y alcohol
  • Aislamiento

Tratamiento y prevención

La mejor forma de prevenir y tratar la fatiga emocional es llevar una vida equilibrada y saludable. Se recomienda mantener una alimentación sana, realizar ejercicio físico, y organizar tiempo de trabajo y descanso.

El cansancio mental puede requerir ayuda de profesionales psicológicos. Ellos aconsejan asumir la situación y el problema, reconocerlo y enfocarse en buscar la solución. Si se conoce cual es la causa del estrés, entonces se podrá combatirlo.

Ademas, también recomiendan poner limites a las responsabilidades y las cargas. Invertir tiempo en uno mismo para poder afirmar el autoestima y confianza personal. No sobrecargarse de demandas y dedicar tiempo a hacer lo que se guste y disfrute.

Por ultimo, enfocarse siempre en el presente, dejando atrás el pasado y evitando la ansiedad por el futuro. Dejar las culpas, aprendiéndose a perdonarse a si mismo y también aprender a perdonar a los demás para cortar con lazos emocionales dañinos. Y no aislarse de las personas, siempre es bueno tener compañía de amigos y familiares.