Saltar al contenido

¿Qué es la Espiral del Silencio?

La Espiral del Silencio es una teoría de la comunicación social que explica el comportamiento de la opinión pública ante hechos aceptables socialmente o no. Según este enunciado, las personas adaptan sus opiniones sobre hechos relevantes a lo que piense una mayoría. Desde allí se aplica el control social.

Espiral del Silencio y control social

La teoría de la Espiral del Silencio plantea un mecanismo de control social a través de la opinión colectiva. Su enunciado principal es que las personas buscan adaptar sus opiniones a la de los grupos mayoritarios o dominantes para evitar ser excluidos.

La escritora e investigadora alemana, Elisabeth Noelle-Newman, planteó esta teoría.

Según ella, los individuos buscarán realizar sondeos para ver cuáles son las opiniones que predominan en los grupos mayoritarios.

espiral_1
Las mayorías imponen la agenda pública.

Desde allí, las personas formularán sus opiniones para no desencajar y poder adaptarse socialmente. Noelle-Newman indica que la Espiral del Silencio es un modo de supervivencia ante la posible exclusión social.

En conclusión, la autora apunta que las sociedades tienden a hacer de lado a las personas que opinan diferente.

Relacionado: ¿El Whatspp puede arruinar relaciones de pareja?

Por otro lado, también sería un mecanismo del poder para imponer temas de agenda pública.

Las  personas empiezan a tantear las ideas de la mayoría e inician un proceso de adaptación a esto para poder ser tomados en cuenta o formar parte de los grupos sociales.

Espiral del Silencio y el núcleo duro

La meta de la Espiral del Silencio es, justamente, silenciar voces disidentes. Callar lo que vaya en contra de las opiniones predominantes o la agenda informativa.

Es decir, la espiral del silencio apela a la necesidad de las personas de ser populares y tener aceptación de sus pares.

Por este motivo, el hecho de que una persona emita su opinión dependería de las observaciones que ha realizado de cómo se manejan los temas principales en su entorno.

espiral2

Pero esta se termina en el momento en el que aparece el denominado núcleo duro.

Según la investigadora Noelle Newman, se trata de minorías que no dan su brazo a torcer. Que no ceden ante las presiones sociales y mantienen sus opiniones con firmeza. Ante esto, no hay imposiciones que valgan.

Siendo así, la Espiral del Silencio culmina cuando los individuos insisten en que todos escuchen sus opiniones.

Las minorías insisten en poder alzar la voz con sus opiniones y las mayorías ceden al no tener argumentos para refutar.

Precisamente, es en ese momento cuando se rompe el ciclo.

Espiral del Silencio y búsqueda de opiniones

Sin embargo, la imposición de las opiniones no es un proceso que ocurra en solitario. La pasividad de los grupos minoritarios contribuye al respaldo que se le da a la opinión de las mayorías.

Esa opinión no se obtiene sola. Es parte de una búsqueda constante de los individuos.

Estos buscan saber cuáles son las tendencias de pensamiento ante los hechos relevantes.

Esto quiere decir, que los individuos tratarán de sondear el entorno y saber qué es lo socialmente aceptable y lo que no.

Relacionado: ¿Por qué son difíciles los trabalenguas?

Este rastreo de opinión pública se hace de manera consecutiva, sin descanso.

Por consiguiente, lo hacen impulsados por el temor de ser excluidos socialmente.

Llegados a este punto, entran en juego los Medios de Comunicación.

La teoría de la Espiral del Silencio plantea que los son las instituciones mediáticas las que imponen los temas de agenda pública.

Son los medios de comunicación social los mecanismos que utiliza la gente para informarse y conocer la opinión pública.

De modo que lo que se diga allí, a través de ellos, marcará la pauta de lo que es socialmente aceptable.

O sea, las personas tenderán a expresar con mayor comodidad las opiniones si ven que estas se reflejan y predominan en los Medios de Comunicación.

De igual forma, los individuos estarán vigilantes de los cambios que se produzcan en el entorno.