Saltar al contenido

¿Qué es la educación sexual?

La educación sexual se conoce como un proceso de enseñanza, aprendizaje y divulgación por medio del cual se brinda información y herramientas necesarias a los seres humanos, con respecto a la sexualidad.

La educación sexual y la OMS

Citemos lo que dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) «La educación sexual debe abarcar mucho más que la información. Debe dar una idea de las actitudes, de las presiones, conciencia de las alternativas y sus consecuencias. Debe de aumentar el amor, el conocimiento propio, debe mejorar la toma de decisiones y la técnica de la comunicación«.

educación sexual en niños

Más información: ¿Cuál es la diferencia entre sexo y género?

Educación sexual integral

Muchos piensan que la educación sexual abarca únicamente las relaciones íntimas. Sin embargo va mucho más allá. Ya que esta debe incluir el desarrollo y las relaciones humanas, herramientas personales, salud y comportamiento sexual. Es decir, debe ser integral.

educación sexual

Más información: ¿Qué es identidad sexual?

Ahora bien, nacemos con un sexo por lo que es sumamente importante recibir educación sexual completa y objetiva desde temprana edad abordando aspectos psíquicos, biológicos y sociales, acorde con el desarrollo evolutivo del ser humano (niño – adolescente – adulto) y entendiendo la sexualidad como algo natural.

Los métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, las relaciones sexo-afectivas, la diversidad sexual, las relaciones responsables, libres y placenteras; forman parte de una educación sexual completa y ajustada a la edad de quien la recibe.

Más información: ¿Por qué surgió el retrosexual?

La educación sexual es responsabilidad colectiva

La educación sexual no es únicamente responsabilidad de los docentes en las escuelas. Es fundamental que los padres guíen a sus hijos en este aspecto, que dentro del entorno familiar se converse acerca de la sexualidad con sinceridad, sin prejuicios ni estereotipos; a fin de comprender y sobre todo atender los sentimientos, dudas, necesidades y situaciones por las que pueden estar pasando los niños y/o adolescentes del hogar.

Con una buena educación sexual en el hogar y en la escuela se logra incrementar sustancialmente que la vida sexual de los niños y adolescentes sea saludable y satisfactoria desde el punto de vista físico y emocional.