Saltar al contenido

¿Qué es la alergia al queso?

La alergia al queso se produce cuando el organismo identifica a las proteínas, componentes químicos o moho, como una sustancia dañina y produce anticuerpo y histaminas para protegerse de estos alérgenos.

¿Cómo saber si eres alérgico al queso?

La mayoría de las personas que no pueden consumir queso porque sufre reacciones alérgicas creen que son intolerantes a la lactosa, pero no es así en todos los casos. La principal proteína que causa alergia al queso es la caseina.

Para saber si alguien es alérgico al queso debe realizarse una serie de pruebas de laboratorio. El resultado indicara si se es intolerante a la lactosa o alérgico a la caseina.
Quienes si pueden consumir leche deslactosada pero no pueden consumir ningún tipo de queso, entonces son alérgico a la caseina, ya que no existe ningún tipo de queso que no contenga esta proteína.

Algunas personas son alérgicas a la caseina e intolerantes a la lactosa por lo que tienen síntomas negativos al consumir queso y/o leche.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al queso?

Las personas que son alérgicas a la caseina, cuando ingieren esta proteína al consumir queso, su organismo comienza a producir y liberar histamina.

Algunos de los principales síntomas de la alergia al queso son:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Gases
  • Urticaria y sarpullidos en la piel
  • Labios inflamados
  • Ojos inflamados
  • Dificultades para respirar
  • Presión en el pecho

¿Se puede consumir queso siendo alérgico a la caseina?

No, una persona que es alérgica a la caseina no puede consumir ningún tipo de queso ya que no existe queso sin caseina.

El queso esta formado por un 20% de suero y un 80% de caseína. Esta proteína es fundamental en la preparación del queso. Cuando la leche se corta, el suero y la caseina se separan, la caseina forma parte de los sólidos conocidos como “cuajada”.