Saltar al contenido

¿Qué es la alergía a los frutos secos?

El sistema inmunológico de algunas personas puede reaccionar de forma negativa ante el consumo de ciertos frutos secos y manifestar síntomas de la reacción de forma inmediata.

¿Qué son los frutos secos?

Los frutos secos son un grupo de semillas de diferentes plantas que se desecan antes de ser consumidos.

Existen diferentes tipos de frutos secos, los que más alergia producen son el maní o cacahuate, la avellana y la nuez.
En cambio, otros como las pipas de girasol y la almendra son mucho más tolerados por el organismo, pero en si cualquier tipo de fruto seco puede llegar a causar alergia.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a frutos secos?

La alergia a los frutos secos tiene reacciones casi inmediatas y pueden llegar a ser muy intensas.

Algunos niños no saben que son alérgicos a los frutos secos, lo descubren recién cuando prueban este alimento por primera vez. Aun sea en poca cantidad, se pueden producir reacciones alérgicas muy fuertes.

Los principales síntomas de la alergia a los frutos secos: picazón en la boca, enrojecimiento en la piel, ojos lagrimosos, estornudos, urticaria, labios inflamados y puede llegar a sufrir un shock anafiláctico.
Los síntomas y la intensidad de los mismos dependen del nivel de sensibilidad de las personas, la cantidad de frutos secos consumidos, exposiciones anteriores, edad y otras alergias.

Quienes son alérgicos a los frutos secos, al consumir este alimento comienzan a presentar goteo nasal.
Mas tarde, los síntomas siguen presentándose en el cuerpo como erupciones, inflamación de labios, picazón en la lengua, problemas para respirar, dificultades para tragar, presión arterial baja, mareos, perdida de conocimiento.
Si la alergia se vuelve más grave entonces también se puede sufrir nauseas, vómitos, diarrea, calambres, entre otros.

Los síntomas de la alergia de frutos secos pueden aparecer segundos después de haber consumido el alimento, hasta 2 horas después

¿La alergia a los frutos secos es para siempre?

Actualmente no existe un tratamiento para “curar” la alergia a los frutos secos por lo que lo único que queda es no consumir este tipo de alimento.
Hay que entender que quienes son alérgicos a los frutos secos no lo son a todos los frutos secos, sino a algunos en especifico. Esos son los que deben evitar.

A diferencia de otro tipo de alergia que por lo general desaparecen rápidamente, la alergia a los frutos secos tarda más año en desaparecerse.