Saltar al contenido

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención?

También conocido como TDA o TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), es un trastorno neurobiológico que dificulta la concentración, la atención, las funciones ejecutivas del cerebro, generando problemas en el desarrollo cognitivo, emocional, y social de quien lo padece.

Afecta principalmente el lóbulo frontal del cerebro, encargado de las funciones ejecutivas, a causa de una inadecuada maduración en diversos componentes del cerebro.

¿Quiénes padecen Trastorno por Déficit de Atención?

Generalmente se diagnóstica en la infancia cuando se detectan los tres rasgos comunes de la enfermedad: falta de atención, hiperactividad, e impulsividad. Los tres síntomas se pueden presentar al mismo tiempo o de forma individual.

Más Información: ¿Qué son neurotransmisores?

Una vez el niño pasa la etapa infantil y entra a la adolescencia, el trastorno desaparece. Sin embargo, en las últimas décadas se ha descubierto que puede persistir en la edad adulta. Es entonces cuando se descubre el Trastorno por Déficit de Atención (e Hiperactividad) en adultos (TDA/TDAH).

trastorno por deficit de atencion
Adultos con TDA/TDAH

Otro de los descubrimientos importantes es su asociación con otros trastornos psiquiátricos (comorbilidad):  trastorno negativista desafiante y trastornos del comportamiento,  trastornos del estado de ánimo, trastorno de ansiedad, trastorno de personalidad, trastornos del espectro autista o la drogodependencia.

Tipos de Trastorno por Déficit de Atención

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, esta afección se puede presentar de tres formas:

  • Predominancia en la falta de atención: puede pasar inadvertido ya que no expone sintomatología evidente. Destaca la dificultad para concentrarse y poner atención a situaciones por tiempo prolongado.
  • Predominancia en la hiperactividad e impulsividad: los individuos se caracterizan por tener gran inquietud, moverse constantemente y tener problemas con el control de impulsos.
  • Combinación de las tipologías: los individuos presentan problemas de hiperactividad, impulsividad, y falta de atención.

¿Cuáles son los síntomas?

A pesar de que puede presentarse en tres variantes, los diagnósticos recogen una serie de síntomas comúnes para advertir la presencia del trastorno:

  • Dificultad para prestar atención durante un tiempo determinado.
  • Falta de concentración.
  • Deficiente gestión del tiempo. Son personas a las que les cuesta organizarse.
  • Fallas en la memoria, olvidos constantes.
  • Lentitud motriz.
  • Problemas para ejecutar tareas cognitivas.
  • Pobre manejo de la frustración.
  • Dificultad para el control de las emociones.
  • Impulsividad.
  • Problemas para mantenerse quieto.
  • Relaciones sociales pobre o dificultad para consolidarlas.

¿Cómo se desarrolla el Trastorno por Déficit de Atención?

Los recientes estudios indican que el TDA/TDAH es hereditario hasta un 76%. No puede transmitirse por pautas de crianza, ya se nace con él problema.

cerebro-trastorno-por deficit de atencion
El TDA/TDAH afecta el lobulo frontal

Se sabe que comienza en la infancia y de no ser tratada, se prolonga en la adultez obstaculizando la vida cotidiana del individuo. No obstante, hasta ahora no se atribuye una única causa ya que intervienen diferentes factores:

  • La genética: los genes asociados a la recepción del neurotransmisor dopamina, regulador de la motivación y el deseo.
  • Fenotipo neuroquímico y neuroanatómico: no todos los individuos son propensos al trastorno. Está relacionado en cómo se constituyó su cerebro.
  • Factores ambientales: los cuidados y alimentación durante la gestación, así como las posibles enfermedades antes del nacimiento.

La vida del TDA/TDAH

Durante la infancia los problemas más evidentes se reflejan en el rendimiento escolar, adaptabilidad social y comportamiento. Los niños con este trastorno son catalogados de tercos, tratando los síntomas (sin saber el padecimiento) como rasgos propios de la personalidad.

Falta de atencion
La falta de atención es un rasgo predominante

Cuando no es diagnosticado a tiempo el Trastorno por Déficit de Atención continua hasta la edad adulta. En esta etapa se dificulta controlar los síntomas, puesto que no han sido tratados ni se sabe sobre el padecimiento.

En un mundo de cambios constantes que requieren grandes exigencias y márgenes de productividad en el área laboral, una persona con el trastorno se siente frustrada e incapaz de cumplir las metas.

Más Información: ¿A que se debe la falta de concentración?

Estas son algunas de las consecuencias:

  • Abandono escolar/académico.
  • Poca autoestima y autopercepción negativa.
  • Exclusión y aislamiento social.
  • Abandono de actividades placenteras.
  • Inestabilidad laboral y financiera.
  • Aparición de trastornos como la depresión y ansiedad, por frustración.
  • Consumo de sustancias adictivas.
  • Funcionalidad limitada.

¿Es curable el Trastorno por Déficit de Atención?

Al ser un trastorno de origen neurobiológico, no es posible encontrar una cura. Sin embargo se puede tener una vida normal y funcional si se diagnostica apropiadamente, acompañado de varios tratamientos:

  • Fármacos.

A través de psicoestimulantes se tratan los síntomas para mejorar la calidad de vida del paciente. Aplica mayormente cuando coexisten otros trastornos psiquiatricos.

Algunos de los fármacos son metilfenidato, antidepresivos tricíclicos,  venlafaxina y otros inhibidores de la recaptación de serotonina.

  • Terapia Conductual.

Aplicado principalmente en la edad escolar. Se identifican los factores que hacen persistir las conductas erróneas, luego se definen las conductas deseas apropiadas que se adquirirán mediante el reforzamiento y la recompensa.

  • Terapia Coginitiva.

Mediante esta terapia se entrenan las técnicas de autoinstrucciones, autocontrol y solución de problemas.

  • Neurofeedback.

Es un tratamiento neurocomportamental que permite adquirir control sobre determinados patrones de actividad cerebral. Se colocan electrodos en la cabeza del paciente para corregir las ondas cerebrales mientras el paciente observa una película o ve un juego didáctico.