Saltar al contenido

¿Qué es el síndrome del cuidador quemado?

Se le conoce también como síndrome de Burnout y afecta a aquellas personas que cuidan de otras personas durante alguna enfermedad o condición por un largo período de tiempo; suele presentarse como el cansancio emocional, físico y mental producto de la presión que debe manejar a diario y que puede repercutir notablemente en su salud.

¿Por qué se produce el síndrome del cuidador quemado?

Muchas personas deciden encargarse del cuidado de un ser querido y asumen el rol de cuidador permanente, esto es una gran responsabilidad que puede ir creciendo a medida que avanza la enfermedad o condición de la persona que recibe el cuidado.

Con el paso del tiempo, el cuidador va experimentando un agotamiento que cada vez se hace mas notable hasta con las tareas más cotidianas.

Qué es el síndrome del cuidador quemado
La persona que ejerce el rol de cuidador pasa por un gran agotamiento físico, emocional y mental

Existen factores que influyen de forma directa sobre el cuidador dando lugar al síndrome del cuidador quemado.

Entre los más destacados se encuentran el aislamiento social, la falta de sueño, altos niveles, de ansiedad, estrés y preocupación, uso de medicamentos o psicofármacos, angustia , entre otros.

Consejos para prevenir el síndrome del cuidador quemado

El síndrome del cuidador quemado puede prevenirse tomando en cuenta la practica de ciertas recomendaciones que veremos a continuación.

Conocer la enfermedad o condición del la persona afectada

Tener conocimiento de la enfermedad o condición sufrida por la persona que se cuida es de gran importancia y ayuda para quien ejerce el rol de cuidador.

Más Información: ¿Es peligroso el Síndrome de Münchhausen por poder?

Esta estrategia permitirá entender el comportamiento de la persona que padece y reconocer que es por causa de su condición, también evitará exigirle más de lo que puede dar para así no caer en la frustración.

Manifestar los sentimientos

Es importante expresar lo que se siente durante el rol de cuidador, así sean emociones negativas como frustración, enojo, ansiedad; la idea es comunicar las emociones ya sea con un familiar o amigo de confianza cercano al entorno familiar.

Existen grupos de apoyo para los cuidadores donde a través de terapias podrán canalizar sus emociones y les será de gran utilidad para desempeñar su compromiso diario.

Dedicarse tiempo

Cumplir con el rol de cuidador es un trabajo de tiempo completo, sin embargo, para garantizar la estabilidad emocional y física es necesario dedicarse algo de tiempo a diario a fin de evitar la sobrecarga.

Qué es el síndrome del cuidador quemado
Dedicarse tiempo es parte importante del bienestar emocional y físico del cuidador

Rutinas saludables de cuidado valdrán la pena a largo plazo como por ejemplo alimentarse bien, tratar de dormir las horas necesarias, conversar con familiares o amigos diferentes temas de interés que no estén vinculados al rol de cuidador, acudir al médico ante cualquier indicio de enfermedad, realizar ejercicios físicos o prácticas de meditación y relajación.

Delegar actividades

Si la persona dependiente puede hacer ciertas actividades, es necesario estimular su autonomía con tareas muy sencillas.

Más Información: ¿Cuáles son los síntomas del Alzheimer?

Lo importante es no exigirle perfección ni tiempo, dejar que vaya a su ritmo es lo ideal; esta pequeña ayuda podrá disminuir un poco la carga del cuidador.

Pedir ayuda cuando sea necesario

Es de gran importancia que el cuidador entienda que no esta mal pedir ayuda o ser ayudado, eso no lo convierte en mala persona ni tampoco en ineficiente.

Lo recomendable al solicitar ayuda es especificar claramente la tarea en la cual se requiere de apoyo y las instrucciones apropiadas a fin de garantizar el bienestar del dependiente.

Ser cuidador de un ser querido es una responsabilidad admirable y si se siguen estas recomendaciones, el rol del cuidador será más agradable y alejado de cargas y presiones.