Saltar al contenido

¿Qué es el Ébola?

El Ébola es el nombre dado a un virus mortal que surgió en África y fue detectado por primera vez en 1976. Es una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa que produce fiebres hemorrágicas. Afecta a los seres humanos y puede transmitirse fácilmente a través de fluidos corporales. El desarrollo de sus síntomas incluye el colapso de órganos y hasta la muerte.

El contagio del Ébola

Se trata de uno de los virus más letales que existe en el mundo. El Ébola tiene una alta tasa de mortalidad porque su forma de contagio es muy fácil. Tiene estatus de arma biológica y la tasa de decesos para quienes lo padecen alcanza hasta un noventa por ciento.

El Ébola es un virus de tipo ARN (ácido ribonucleico) que se denomina filoviridae, porque tiene varios filamentos. Fue denominado como el río de Zaire que lleva el mismo nombre, debido a que allí se descubrió la primera cepa.

ebola_2
El ébola se contagia por fluidos corporales.

Sin embargo, ya van cinco cepas descubiertas, en distintos países de África, que afectan por igual a hombres y chimpancés o primates. Cuando se presenta un brote de esta enfermedad en algún país de África, lo hace en forma de epidemia, no hay casos individuales o aislados.

Se propaga debido a la facilidad que hay en el contagio. Podría decirse que en el continente negro el caso es endémico. Básicamente, este virus afecta las células endoteliales, estas se encargan de recubrir la superficie interior de los vasos sanguíneos y ayudan a la  coagulación.

Relacionado: ¿Por qué se producen los estornudos?

El virus daña los vasos sanguíneos y cuando esto ocurre, las plaquetas no son capaces de coagular, los que padecen el virus sucumben a un shock hemorrágico, esto les ocasiona una pérdida muy grave de sangre.

Síntomas del Ébola

El Ébola se contagia de manera rápida entre seres humanos al entrar en contacto con fluidos corporales o secreciones. Entre los más básicos están la saliva, orina, heces, semen, entre otros.

Los humanos la adquieren al entrar en contacto con animales infectados. Estos animales pueden ser monos, chimpancés, antílopes o murciélagos.

Esta enfermedad puede ser contagiosa incluso si el paciente está muerto y alguien sano entra en contacto con sus fluidos.  Esta enfermedad no existe el estatus de portador. Esto se debe a que la forma de aparición es muy infrecuente y repentina.

ebola_1

Es importante resaltar que el hecho de tocar objetos que hayan estado en manos de enfermos con Ébola también representa un riesgo de contagio. Pero, en ningún modo de transmite a través del aire o del agua.

Las fiebres altas, vómitos y náuseas, diarreas, debilidad intensa y dolor muscular, dolor de cabeza y garganta. También alteración de las funciones hepáticas y renales, erupciones cutáneas, hemorragias internas y externas.

Diagnóstico y cura del Ébola

Las pruebas de diagnóstico para detectar el Ébola se denomina Elisa o pruebas de inmunoadsorción enzimática. Pero debe hacerse bajo altos estándares de seguridad y protocolos de salud severos.

Los niveles de contagio implican que el personal de salud tome medidas de protección severas. Porque deben manipular fluidos como la saliva y la orina para aplicar las pruebas de laboratorio.

Relacionado: ¿Por qué el síndrome de Asherman afecta la fertilidad femenina?

A través de esas pruebas se hace la detección de antígenos. También la seroneutralización y la reacción en cadena de polimerasa con transcriptasa inversa. Y, por último, el aislamiento del virus mediante cultivo celular. Tomar este tipo de muestras representa un potencial peligro de contagio.

También existe alto riesgo de contagio nosocomial del Ébola. Esto significa que los hospitales son caldo de cultivo para la propagación de la enfermedad. Los pacientes que no son aislados y son atendidos sin medidas básicas de seguridad.