Saltar al contenido

¿Qué es el animé?

Los animé son caricaturas o dibujos animados originarios de Japón. Este tipo de dibujos se ha convertido en una tendencia mundial y referente japonés. Es un ícono de la cultura de masas de este país asiático. Su concepción inició en 1907 y se conocían como películas de línea dibujada. Evolucionaron hasta que en 1960 se convirtieron en los “animeeshon”.

Características del animé

No se trata de cualquier dibujo sobre un personaje para elaborar un comic.

El animé tiene características particulares que lo distinguen.

Desde la forma en la que presenta físicamente a sus personajes, hasta el desarrollo de la historia.

ánime_dibujo_comic
Los ánime suelen inspirar juegos de roles y artículos que tratan de emular las tramas de los animé en la vida real.

Lo más significativo de estos es la representación de los seres humanos con rasgos finos.

Así como ojos enormes y ovalados.

Los movimientos que realizan los personajes son limitados y tienden a mover muy poco la boca.

Este concepto se llama animación limitada.

Las tramas de los animé suelen ser conceptualmente densas.

Estas animaciones japonesas poseen mucha profundidad en la presentación de argumentos y personajes.

Todo esto presentado a través de episodios o capítulos.

Pues están elaborados para ser vistos a través de series televisivas.

El público animé

Las series televisivas o en formatos de DVD tienen varios públicos meta. No solo exploran el nicho infantil.

La complejidad de los argumentos y trama denota que también van dirigidos a adultos y jóvenes.

Relacionado: ¿Qué es Disneylandia?

Y que a su vez, pueden segmentar el público en estudiantes, trabajadores, amas de casa, entre otros.

Estos suelen presentar historias en la que no escatiman contenidos violentos o sexuales.

Y siempre presentan símbolos de la cultura oriental. Así como la aparición de personajes históricos.

Animé variado

Este tipo de dibujos animados presentan varios tipos de trama, dependiendo del público al que van dirigidos.

Los hay de acción, fantasía, romance, históricos, infantiles y hasta con contenido sexual explícito.

A estos se les conoce como Hentai.

En general, los personajes presentan complejidades emocionales severas.

Y se debaten entre fuertes sentimientos y heroicidad.

Ánime_caricaturas
Las series televisivas o en formatos de DVD tienen varios públicos meta. No solo exploran el nicho infantil.

En el animé se evidencian fuertes sentimientos, contradicciones humanas, persistencia.

También demuestran la entrega y hasta obsesiones amorosas.

Tienen alto contenido histórico y político.

Y algunos de sus personajes principales tienen grandes tendencias existencialistas.

Es muy frecuente que en estas animaciones den a conocer características propias de la cultura japonesa.

Sobre todo la dualidad que existe en ese país entre la naturaleza y la tecnología.

En torno a este punto, pueden presentar la tecnología como génesis de destrucción en vez de un avance social.

Fenómeno masivo del animé

Generalmente, el éxito de un animé se mide en la cantidad de material mediático que produce.

Es común que ante grandes éxitos de este tipo de comics, salgan a la venta un sinfín de artículos de consumo masivo.

Relacionado: ¿Quién es Mickey Mouse?

Son fuente de inspiración para muñecos, casi siempre coleccionables, ropa y artículos para jóvenes.

También suelen inspirar juegos de roles y artículos que tratan de emular las tramas de los animé en la vida real.

Eso va  desde videojuegos, consolas electrónicas o cartas a las que los seguidores, denominados Otaku, les otorgan poderes.

Animé y los Otaku

Un Otaku es, en esencia, un seguidor del  animé.

Pero se trata de grupos organizados en torno a estas figuras animadas.

Como todo fenómeno de masas, los animé inspiran seguidores que vuelven este tipo de comics en culto.

Realizan convenciones en las que adquieren mercancía relacionada con las series preferidas.

Son coleccionistas.

Organizan debates acerca de las tramas y personajes.

Participan en eventos en los que hacen los denominados cosplay o disfraces.

Y hasta cantan en karaoke las canciones de las series.

Los Otaku, sin importar de cuál país son, llegan a ser conocedores de la cultura japonesa.

Todo esto resaltando a los personajes de animé