Saltar al contenido

¿Qué debo saber sobre la citología vaginal?

Una de las técnicas más empleadas para detectar a tiempo el cáncer de cuello uterino es la citología vaginal o prueba de Papanicolau, en este caso, la células del cuello uterino serán analizadas por medio de un estudio anatomopatológico realizado por el especialista. 

¿Cuándo debe realizarse la citología vaginal?

Por lo general, los médicos recomiendan que la citología vaginal se realice entre los 24 y 65 años.

Sin embargo, aquella mujer sexualmente activa, deberá programar el estudio independientemente de la edad que tenga.

Si por el contrario, aún no eres sexualmente activa y eres mayor de 20 años, los médicos recomiendan la realización de un estudio cervical cada tres años aproximadamente.

Instrucciones para el estudio

1- Antes de realizarte una citología vaginal, es necesario que programes una cita previa con un médico especialista en ginecología, ya sea hombre o mujer.

Qué debo saber sobre la citología vaginal
Escoge un médico que te genere confianza y seguridad

En lo que respecta a la escogencia del médico, es necesario que te sientas segura y cómoda, puedes asistir a una consulta previa para despejar todas tus dudas con respecto al procedimiento y así conocer el trato de tu médico.

2- No se realizará el estudio de citología vaginal durante tu período de menstruación.

Más Información: ¿Qué es la vagina?

En este caso, lo recomendable es que solicites la cita para unos 4-5 días después de finalizada la menstruación.

3- Debes acudir aseada a la consulta.

Se recomienda el lavado externo de tu zona genital con agua y jabón, evita cualquier tipo de lavados internos, estas sustancias podrían alterar los resultados de tu estudio.

4- Evita cualquier uso de cualquier tipo de tratamientos tópicos desde unos 6-7 días antes del procedimiento.

Aquí se incluyen el uso de espermicidas, cremas vaginales u óvulos; la acción de esta sustancias pueden permanecer por algunos días alterando la toma de la muestra.

5- Se recomienda mantener un período de abstinencia sexual de 48 horas antes de la realización de la citología vaginal.

¿Cómo se realiza el estudio?

Muchas mujeres temen al procedimiento de la citología vaginal sobre todo si desconocen los detalles del mismo; es recomendable que consultes con tu médico sobre lo que ocurrirá y acudir a la consulta preferiblemente acompañada por alguien de tu confianza que te brinde discreción y apoyo al salir.

Antes de iniciar, es protocolo de la consulta que te hagan una especie de interrogatorio donde podrás comentar los motivos de tu visita, si eres o no activamente sexual, si has tenido estudios recientes o cualquier otra situación de interés. No obvies ni ocultes ninguna información.

Para dar comienzo a la toma de muestra de la citología vaginal, deberás desvestirte parcial o completamente y podrás usar una bata hospitalaria.

Qué debo saber sobre la citología vaginal
Esta posición le permitirá al especialista visualizar el cuello del útero

Luego, deberás acostarte boca arriba y apoyar tus pies en los estribos de la camilla especial para este tipo de estudios, podrás sentirte algo incómoda o avergonzada, coméntalo con tu médico y de seguro tendrá toda la paciencia necesaria pues es más común de lo que crees.

El ginecólogo te irá dando las instrucciones de lo que irá haciendo o vas a sentir, en este caso luego de que tomes la posición adecuada, introducirá un instrumento llamada espéculo en el interior de tu vagina para visualizar tu cuello uterino.

En el interrogatorio, ya tienes que haber comentado a tu médico sobre experiencias sexuales, así que, si aún eres virgen, no temas, pues el especialista tomará todas las previsiones necesarias y así evitar que haya maltrato sobre tu tejido vaginal o himen.

Más Información: ¿Conoces la copa menstrual?

Con el uso de un bastoncillo o cepillo suave, el médico procederá a tomar tres tomas: del interior del cérvix, del exterior del cérvix y del fondo de la vagina.

Es normal que sientas molestias o sensación de ardor durante el procedimiento, no te quedes callada si sientes que no lo toleras, coméntale a tu médico de inmediato.

Esta muestra es colocada sobre una lámina especial y fijada para ser analizada por un anatomopatólogo.

Al finalizar el estudio, tu médico te informará la fecha de tus resultados; asiste a la consulta nuevamente para que sea el ginecólogo/a quien te haga entrega de los mismos y puedan conversar sobre los hallazgos.