Saltar al contenido

¿Qué debo saber para nadar en aguas abiertas?

Si te apasiona la natación y tu sueño es nadar en aguas abiertas, necesitas una preparación diferente a la que puedas haber tenido en tus clases, incluso, así hayas participado en varias competencias en piscinas, lanzarte a aguas abiertas requiere que intensifiques tu entrenamiento en cuanto a resistencia, climatización a temperaturas frías, orientación, entre otros factores.

Tips para nadar en aguas abiertas

¿Quieres nadar en aguas abiertas? Sigue leyendo y conoce las mejores recomendaciones para que puedas lograr tu objetivo con éxito.

No lo dejes para última hora

Si te has planteado la meta de nadar en aguas abiertas, debes ser consiente de que no puedes iniciar tu entrenamiento unas semanas antes.

Todo lo contrario, si empiezas mucho tiempo de antelación, conseguirás mejores resultados.

Expertos recomiendan que una vez que domines la piscina y sus diferentes modalidades de nado, inicies tu entrenamiento en aguas abiertas con varios meses de anticipación.

Entrena tu resistencia

Para nadar en aguas abiertas, lo primero que debes tener claro es que vas a necesitar más resistencia de la que utilizas normalmente en tu piscina de natación.

Así que, deberás trabajar en función de potenciar esa resistencia.

En el mar, existen muchos factores que pueden afectar tu desempeño si no has trabajado la resistencia, por ejemplo, el viento, el movimiento del agua, la temperatura, entre otros.

Qué debo saber para nadar en aguas abiertas
Debes entrenar al máximo tu resistencia

Una vez que has trabajado tu resistencia, comienza a practicar en aguas abiertas con meses de anticipación, acompañado de un equipo de apoyo a fin de que pueda prestarte ayuda ante cualquier situación.

No se recomienda que acudas solo/a a realizar el entrenamiento en aguas abiertas.

Procura entrenar en aguas abiertas

Así seas un campeón en diferentes competencias de nado en piscina, nunca será lo mismo nadar en aguas abiertas, ya sea en agua dulce o salada.

Así que, debes procurar que tu entrenamiento previo también involucre las aguas abiertas, no solo las piscinas.

Más Información: ¿Cuál es la diferencia de los océanos, mares, ríos y lagos?

Es necesario que tu condición física se adecue al entorno al cual te vas a enfrentar.

Será necesario que lleves un registro de tu progreso y que pongas en acción diferentes modalidades de nado para que puedas vencer cualquier contratiempo que se presente, como por ejemplo, cambios de corriente, de temperatura, oleaje, entre otros.

No olvides el avistamiento

El avistamiento es algo a lo que debes ponerle mucho cuidado para nadar en aguas abiertas.

Es necesario que lo hagas correctamente desde el inicio de tu entrenamiento.

El avistamiento es un movimiento que no se encuentra relacionado con tu movimiento de respiración.

Qué debo saber para nadar en aguas abiertas
El avistamiento facilita tu orientación

En este caso, realiza el movimiento de respiración como lo haces normalmente, luego, mientras haces el braceo, saca la cabeza del agua a la altura de los ojos con la vista al frente, no hacia los laterales.

Observa por espacio de 1 a 3 segundos sin dejar el movimiento de los brazos, luego regresa tu cabeza a la posición correcta y continúa.

Apóyate en un equipo de profesionales

Ha quedado claro que el reto de nadar en aguas abiertas no es una una actividad que puedas cumplir de la noche a la mañana.

Requiere de entrenamiento constante y disciplina, por eso, se recomienda que cuentes con un equipo de profesionales en este tema.

Más Información: ¿Cuál es el lugar más profundo del océano?

Busca un entrenador que haya vivido esta experiencia y que pueda ser claro con respecto al panorama al cual te vas a enfrentar.

Procura consultar con tu equipo las condiciones climáticas y condiciones del agua de la zona donde piensas nadar, y tener una visión de los posibles cambios a fin de establecer estrategias seguras que puedan llevarte al triunfo de forma satisfactoria y saludable.