Saltar al contenido

¿Porque es importante el cuadro de la Gioconda?

La Gioconda fue la última gran obra de Leonardo Da Vinci y, además, es el cuadro más famoso del mundo, ya que su historia es muy particular.

 

¿Con que otro nombre se conoce a la La Gioconda?

También conocida como La Mona Lisa, es la obra pictórica más famosa de Leonardo Da Vinci, por encima de otras obras destacadas como La Última Cena o San Juan Bautista.

Leonardo utilizó la técnica de sfumato, que ya había utilizado en otras obras famosas como la pintura de San Juan Bautista. Consistía en darle a la figura de la imagen una sensación similar a la de 3D.

¿Cual es la historia del cuadro de la Gioconda?

Cuando Leonardo Da Vinci terminó el cuadro, lo llevó consigo en su viaje a Roma y después a Francia, lugar en el que se quedó permanentemente.

Más Información: ¿Cuales son las paradojas de Zenon y Arquimeles ?

Francisco I compró el cuadro por un importe cercano a los 12.000 francos y lo tuvo a su lado durante todo su vida. Después, la obra de Da Vinci pasaría a permanecer en el palacio de Versalles.

Durante la revolución francesa se quemaron y perdieron bastantes obras, y el cuadro afortunadamente fue llevado al Museo del Louvre, lugar en el que aún se encuentra.

El robo del cuadro. Vincenzo Peruggia robó el cuadro el 21 de agosto de 1911. Era un ex empleado del Louvre y lo hizo porque, según él, debía devolver la Gioconda al lugar al que verdaderamente pertenecía, Italia.

¿Quién era la mujer que Leonardo retrató en la Gioconda?

Quizás una de las preguntas que más se ha realizado en la historia del cuadro.

La mujer que retrató Leonardo se llamaba Lisa Gherardini, y era también conocida como Lisa de Giocondo en esa época, ya que estaba casada con Francesco del Giocondo.

Más Información: ¿Quien fue Alejandro Humbolt?

Da Vinci estaba mal económicamente en 1503, por lo que decidió aceptar una propuesta que le había hecho Francesco para retratar a su esposa.

Francesco lo hacía para celebrar el nacimiento de su hija y para aparentar que era de un estatus social alto.

Leonardo representó a Lisa como una esposa bastante fiel a Francesco, y una gran madre.

La obra nunca se la pagaron a Leonardo ni tampoco él se la entregó a la familia Giocondo, así que decidió guardarla hasta muerte.