Saltar al contenido

¿Por qué una persona no aprende a bailar?

Si una persona no sabe o no aprende a bailar, es por un tipo de sordera específica. Científicos hallaron que existen personas incapaces de tener sincronía con el ritmo que escuchan. Esto impide que sean capaces de hacer movimientos corporales acordes con el compás de la música.

Sordera para bailar

Las personas a las que se les dificulta bailar tienen una especie de sordera particular. No logran sincronizar sus movimientos o pasos de baile con los beats o ritmo de la música que escuchan.

Eso les impide tener coordinación e ir de acuerdo al compás que les marca el ritmo.

bailar_1
Hay quienes padecen una especie de sordera que les impide bailar.

Esto no ocurre solo con la música sino en cualquier actividad que desempeñen a diario. Solo que en el caso de la melodía, no pueden mover su cuerpo de acuerdo al compás musical.

Este tipo de personas pueden percibir distintos ritmos. Incluso sin la presencia de beats. La sordera les impide bailar pero no tocar la música que deseen. La falta de sincronía está solo en el cuerpo en movimiento.

Relacionado: ¿Por qué las modelos son muy delgadas?

Este tipo de personas tienen déficit en ritmos biológicos, incluyendo las frecuencias naturales en que oscilan los pulsos internos. Por ello a su cuerpo le cuesta responder a los nuevos ritmos.

Bailar y los ritmos biológicos

El problema principal para bailar que tienen este tipo de personas es la sincronía. No se trata de que no disfruten los ritmos musicales, no hacen plenamente.

También tienen melodías y ritmos para disfrutar de oído, pueden tocar instrumentos y ser exitosos en ello. Pero no pueden ser bailarines.

Y esto se debe a los ciclos biológicos, que son comportamientos cíclicos. Las personas, normalmente, pueden adaptar sus ritmos al bailar, caminar o correr, ante la presencia de agentes externos. Esos agentes externos, por lo general, son ritmos.

bailar_2

Si una persona no puede mantener esa sincronía, es porque padece de este tipo de sordera particular. No se trata de que haya perdido habilidades para moverse, sino que está incapacitado para hacerlo de acuerdo a sonidos.

Estas personas tampoco podrán relacionarse con los demás a través de herramientas sociales como el hecho de bailar.

A menudo se les conoce como personas con “dos pies izquierdos” y con algún tipo de torpeza en sus movimientos cotidianos.

Bailar y el sexo

Hay quienes relacionan las habilidades como bailarín con las habilidades para mantener relaciones sexuales que sean satisfactorias para la pareja.

Desde tiempos inmemoriales se ha relacionado el hecho d bailar con el hecho de tener sexo.

En la antigua Grecia, los griegos realizaban fiestas de baile con la intención de mantener relaciones sexuales múltiples, en algunos casos orgías, a partir del baile y la música.

Estas prácticas se mantuvieron por años. Y es que el hecho de bailar en pareja mantienen una estrecha vinculación con el erotismo de los movimientos coordinados al compás de la música.

Relacionado: ¿Por qué hay hombres misóginos?

Esto es algo que, indudablemente, no podrán hacer las personas que padecen sordera hacia los beats.

Hay quienes señalan que las habilidades al bailar son similares a las que se deben tener para mantener relaciones sexuales satisfactorias.

La cadencia, la creatividad en el movimiento, y la resistencia para mantener ritmos se aplican en ambas actividades.

Por ello señalan que existe una dificultad para quienes no saben bailar. En torno a este punto, para bailar y mantener relaciones sexuales se necesita sincronía con la pareja, sincronía de ritmos y de cuerpos.

Hay quienes indican que el paso básico del baile, el famoso “uno, dos” es una simulación del movimiento se introducción del pene dentro de la vagina.

Lo que sí es cierto que el baile y el sexo se trata de pasos ordenados y de secuencias.