Saltar al contenido

¿Por qué surgió el sueño americano?

El sueño americano surgió por la necesidad de implantar una cultura de movilidad social ascendente. Este paradigma inició con la colonización por parte de inmigrantes europeos en Estados Unidos. Ellos desarrollaron la idea de que la acumulación de riquezas y la movilidad social eran logros fundamentales para el crecimiento social.

Sueño americano y acumulación de riquezas

El sueño americano es, en esencia, la iniciativa de obtener riqueza y bienestar económico para obtener estatus social elevado. No solo se trata de obtener lo necesario para ser feliz y estar tranquilo, sino de ascender en una sociedad desigual.

Sociedad que destaca a quienes logran el éxito económico y reconoce que existen severas brechas entre los grupos sociales. El carácter de los estadounidenses valora, más que otra sociedad alguna, el éxito económico. Y esto forma parte de una evolución constante, que emergió desde la época de la colonización.

sueñoamericano_1
Los colonizadores europeos vieron tierra fértil para crecer económicamente

Estados Unidos recibió gran cantidad de inmigrantes europeos. Llegaron al suelo estadounidense desde países en los que crecer y ascender socialmente debido a lo cerrado de la sociedad.

Relacionado: ¿Por qué el síndrome de Asherman afecta la fertilidad femenina?

Los inmigrantes, europeos y con amplias posibilidades de trabajo, vieron una tierra fértil donde trabajar el campo, obtener riquezas y formar familias. De este modo, bajo la acumulación de dinero y la conformación de un grupo familiar sólido inició el sueño americano.

Sueño americano y la desigualdad social

Pero, el sueño americano está inserto dentro de una sociedad desigual. En Estados Unidos la movilidad social es la alternativa de superación. Esto es pasó desde la época de colonización, y se mantuvo hasta la modernidad pese a la evolución.

Desde la época de los colonizadores, la sociedad que apostaba a la movilidad social y la igualdad se construyó en base a desigualdades. La esclavitud formaba parte de un esquema social que pregonaba constitucionalmente la igualdad entre todos.

sueñoamericano_2

A pesar de que la sociedad estadounidense se construyó en base a inmigrantes, hay grupos raciales que sufrieron la exclusión del sueño americano. Ellos cambiaron ese sueño por otros.

Por ejemplo, no fue sino hasta 1924 que se les otorgó la ciudadanía estadounidense a los afroamericanos descendientes de esclavos. La segregación también la sufrieron latinos y asiáticos, pero no los europeos.

Bajo ese contexto, el sueño americano es estar arriba en medio de una sociedad que es desigual. Eso significa que aunque pregona la igualdad, apela por la exclusión de otros.

El ideal de ascendencia social está promovido por una sociedad que considera que la pobreza es negligencia. También apuntan a que los pobres son personas que quieren vivir del erario público y de los programas del Estado. Esto ha retrasado la implantación de ingresos medianamente iguales para los norteamericanos.

El sueño americano para los extranjeros

La posibilidad de ascenso social y obtención de bienes como ideal de progreso y éxito ha calado fuera de las fronteras estadounidenses. También forma parte de la iniciativa de migración hacia esas tierras.

Solo un pequeño grupo de estos inmigrantes cala y logra el ansiado sueño americano. Se trata de personas con altos perfiles profesionales y buena formación académica.

Relacionado: ¿Por qué son importantes las criptomonedas?

Pero, más allá de ello, hay una especie de ciudadanos de segunda, que están en la base para que otros alcancen el paradigma del progreso. Y esto no solo se trata de inmigrantes, sino de ciudadanos nativos que no pueden acceder a la escalera de movilidad social y progreso económico.

Además, las políticas migratorias estadounidenses son fuertes y tajantes.  Exceptuando pequeñas variaciones de acuerdo a la figura presidencial del momento, son excluyentes y no escatiman en deportaciones.

Y los que logran saltar la charca y quedarse, a modo de indocumentados, sirven como mano de obra barata para que otros logren su sueño americano.