Saltar al contenido

¿Por qué son importantes las vacunas?

Las vacunas son importantes porque crean un sistema de inmunización a través de la inoculación de sustancias biológicas. Se colocan en personas sanas y evitan la aparición de enfermedades, ayudando a la profilaxis. Es una de las medidas sanitarias que ha resultado más efectiva en el mundo para prevenir enfermedades que causaban muertes y grandes epidemias.

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son sustancias biológicas que se obtienen a partir de enfermedades. Estas sustancias o medicamentos se inyectan en el organismo de personas sanas, para propiciar la creación de defensas o anticuerpos ante enfermedades.

Las vacunas son microorganismos que contienen las enfermedades que se buscan prevenir. Una vez dentro del organismo, lo hacen inmune a la presencia de estos agentes infecciosos en su etapa activa.

vacuna_1
las vacunas inmunizan al ser humano

Con las vacunas se ha logrado la erradicación de enfermedades que resultaron endémicas como la viruela, poliomelitis, toxoplasmosis, sarampión, difteria y tos ferina, entre otros.

La ventaja de las vacunas es que no solo inmuniza a las personas a las que se les inoculan los anticuerpos. También a las que están a su alrededor.

Hay vacunaciones que se realizan mediante la ingesta del medicamento, como es el caso de la poliomielitis. En la mayoría de las veces es necesaria la aplicación de varias dosis. Esto ayudará a que el efecto de inmunización permanezca por varios años.

El proceso de vacunación inicia desde las primeras semanas del nacimiento del bebé y se prolonga durante la infancia. Los niños tienen un carné que indica las dosis que ha recibido y el tipo de enfermedades para las cuales se ha inmunizado.

Relacionado: ¿Cuándo iniciaron las olimpiadas paralímpicas?

Pero, hay vacunaciones como las de Fiebre Amarilla e influenza, que también se les colocan a las personas adultas.

La vacunas son uno de los productos farmacéuticos más seguros que existen. Son sometidos a altos controles de calidad, que elevan sus estándares.

Evolución de las vacunas

Antes de la creación formal de las vacunas, desde épocas antiguas, los hombres buscaron protegerse de infecciones letales. Enfermedades que ocasionaron epidemias y grandes pérdidas humanas.

La génesis de las vacunas inició en zonas como La India y China. En la antigüedad, estas culturas tomaban póstulas de enfermos con enfermedades como viruela y la colocaban en personas sanas.

Esto con la intención de crearles anticuerpos para que no enfermaran severamente. A este procedimiento se le conocía como variolización.

Esta variolización se hizo de manera más formal en el siglo dieciocho. Edward Jenner, en 1796 realizó la primera inoculación de la viruela en personas sanas.

vacuna_2

Pero no tuvo el éxito de inmunización deseado, porque esto no se realizó de forma científica, respaldada por estudios. Tal y como lo realizó Luis Pasteur.

El químico y bacteriólogo francés Luis Pasteur fue el creador de las vacunas y del proceso de pasteurización.

Efectos de las vacunas

Cuando alguien recibe inmunización de este tipo, desarrolla una serie de síntomas.

Se trata de reacciones físicas que, por lo general, son pasajeras. Son consecuencia de la presencia de microorganismos en el cuerpo y la adaptación del organismo a ellos.

Relacionado: ¿A los hombres les atraen los senos por instinto?

Los síntomas incluyen fiebre ligera, hinchazón de la zona en la que se colocó la vacuna. Pérdida del apetito y malestar general.

Los niños son los más afectados cuando inicia el proceso de vacunación. Suelen descompensarse. Por ello se recomienda la ingesta de algunos medicamentos suaves que puedan aliviarle el malestar y hacer más llevadero el proceso de adaptación del organismo.

Por lo general, es recomendable la ingesta de estos medicamentos como antipiréticos, un tiempo antes de realizar la inoculación de la vacuna.