Saltar al contenido

¿Por qué se produce el Pie de Trinchera?

Durante la Primera Guerra Mundial, los soldados que permanecieron durante todo el invierno en trincheras colmadas de agua comenzaron a experimentar una enfermedad en sus pies que cursaba con edema y dolor a la cual se le denominó PIE DE TRINCHERA o PIE DE INMERSIÓN por el origen de su aparición y se produce por efectos de la exposición por largos períodos de tiempo al frío y la humedad; hoy en día no solo los soldados están propensos a esta enfermedad, cualquier persona que se exponga a estas condiciones puede padecerla.

¿Cómo se desarrolla la enfermedad?

El pie de trinchera se desarrolla en tres fases que inician luego de cuatro o cinco días de la exposición continua a la humedad y el frió; en la primera etapa se presenta una vasoconstricción dada la falta de oxígeno de las células del pie ocasionada por el contacto con el frío y las condiciones de humedad.

Es aquí cuando el pie se observa con un aumento de su proporción natural, la piel es muy blanda, se presenta prurito y aparece la uña dolorosa; si en esta etapa el pie es sometido a calor, la zona donde se ha dañado el tejido se torna de color rojo y es muy dolorosa ante el tacto, la duración del dolor varía de días a semanas.

Por qué se produce el pie de trinchera
El pie de trinchera pasa por tres fases

La segunda fase inicia con un edema de los tejidos debido a la descongestión de los vasos sanguíneos de igual forma se presenta una supuración del líquido que se encuentra retenido, la sensación de hormigueo se mantiene y si el pie se recalienta da paso a la aparición de ulceras y ampollas que al reventarse evidencian el tejido muerto pudiendo generar una gangrena si nose actúa a tiempo, esta fase se extiende entre 2 a 6 semanas.

La tercera fase puede alcanzar una duración de semanas o meses; el pie tiende a recobrar su apariencia normal pues las ampollas ya no se aprecian, la persona puede sentir dolor en niveles variables además de un poco de adormecimiento y sensibilidad al frío.

¿Cuáles son las causas del Pie de Trinchera?

Un conjunto de factores desencadenan la aparición del pie de trinchera, entre los cuales se encuentran, calzado inadecuado, deshidratación, malnutrición, uso de calcetines mojados, contacto prolongado con la humedad y el frío.

¿Quiénes están propensos a padecer Pie de Trinchera?

No solo los soldados se encuentran a merced del pie de trinchera, pues según las causas de esta enfermedad, cualquiera puede estar propenso a padecerla si se expone a los factores desencadenantes.

Más Información: ¿Cómo cuidar los pies durante el invierno?

Entre los posibles candidatos a desarrollar pie de trinchera se encuentran las personas que padecen de hiperhidrosis que utilicen zapatos que no permitan la transpiración, los indigentes que se exponen a condiciones de frío, humedad e insalubridad, los deportistas que realizan actividades físicas durante largas horas sin cambiar sus calcetines con frecuencia; personas que padezcan deshidratación, mal nutrición, sedentarismo, que se encuentren expuestas a condiciones húmedas o con el calzado inapropiado.

Tratamiento

El tratamiento de esta enfermedad debe ser iniciado con la prevención, sin embargo, puedes seguir una serie de recomendaciones si sientes que ya estás frente al pie de trinchera.

Lo primero que debes hacer es cambiar de calcetines con frecuencia para evitar la humedad de la zona, también es recomendable lavar los pies con agua templada y luego secarlos con mucho cuidado, se debe evitar el agua caliente.

Por qué se produce el pie de trinchera
Se recomienda lavar los pies con agua templada y secarlos muy bien

Mantener los pies elevados por encima del nivel del corazón así pueden recalentarse de nuevo.

No es recomendable reventarlas ampollas, ni colocar cremas o ungüentos.

Más Información: ¿Qué tipo de calzado usar para estar de pie todo el día?

Tampoco se debe de exponer la zona afectada a una fuente de calor intenso como fogatas o estufas.

En los casos más graves se debe de esperar la revisión médica para la administración de antibióticos o analgésicos.