Saltar al contenido

¿Por qué se dice que el enojo es como un iceberg?

Seguramente muchas veces haz escuchado que se dice que “el enojo es como un iceberg” haciendo referencia a que esta emoción esconde muchas otras detras, como la tristeza, el miedo, la decepción y la preocupación.

¿Por qué se dice que el enojo es como un iceberg?

Todas las personas nos enojamos, algunas se enojan con más facilidad y otras son más tolerantes en algunas situaciones, pero aun siendo una emoción tan común y humana todavía hay cosas que no sabemos sobre ella. Por eso lo primero que tenemos que ver es ¿Qué es el enojo?

Por qué se dice que el enojo es como un iceberg
¿Por qué se dice que el enojo es como un iceberg?

¿Qué es el enojo?

El enojo es uno de los estados emocionales en los que nos podemos encontrar los seres humanos. Algunas veces podemos sentirnos más enojados, otras veces menos. Es una mezcla de disgusto, molestia, desilusión y reproche.

El cuerpo responde a esta emoción con una serie de cambios y síntomas mentales y físicos:

  • Aumenta la frecuencia cardíaca
  • Se eleva la presión arterial
  • Se aumenta la producción de adrenalina y noradrenalina
  • Los niveles de energía se aumentan

Relacionado: ¿Por qué fruncimos el entrecejo cuando estamos enojados?

El “iceberg” del enojo

Un iceberg o un tempano de hielo es una masa de hielo que se ha desprendido de un glaciar y se encuentra flotando en el agua de los océanos. Lo curioso de todo esto es que solo el 11% del iceberg es visible, el otro 89% se encuentra bajo el agua por lo que no lo vemos.

Esta es la razón por la que se compara el enojo con un iceberg. A veces suceden muchas cosas en el interior pero solo se ve lo poco que se expresa.

El “iceberg” del enojo
El “iceberg” del enojo

Aunque a veces nos mostremos enojados, y en situaciones es por algo mínimo o sin importancia, en realidad es solo lo poco que se manifiesta de todo lo que hay en el interior: tristeza, desanimo, desesperanza, frustración, miedo, entre otros.

¿Es malo enojarse?

El enojo es algo natural por lo que nunca puede ser algo malo. Es más, si una persona sabe como manifestar el enojo correctamente y no permite que las emociones lo controlen, enojarse es algo totalmente saludable.

El problema se encuentra cuando se pierde el control de las emociones y el enojo se vuelve destructivo y dañino. Esto puede causar problemas en la familia, la pareja, las amistades, en el trabajo y bajar la calidad de vida.

Más Información: ¿Por qué es bueno enojarse 30 minutos al día?

Esto no quiere decir que haya que reprimir las emociones. El enojo debe ser expresado, pero de la forma correcta. Hay que saber analizar la situación, no poner atención en cosas que no tienen importancia, ser objetivo y buscar la solución. Cuando se intenta dañar a alguien, quedan rencores y resentimientos, se grita, insulta y golpean cosas, la persona se hace mucho daño a si mismo y esto es lo que hay que evitar.