Saltar al contenido

¿Por qué ocurre la confusión?

La confusión es la pérdida de la capacidad de pensar con claridad y lucidez. Ocurre por diversas causas. Las principales son consumo de drogas y alcohol. La presencia de tumores cerebrales, lesiones o traumatismos en la cabeza. También por pérdida de las funciones del cerebro tras la degeneración neuronal. Fiebres y otras enfermedades.

Confusión y enfermedades

Cuando una persona tiene un episodio de confusión no puede razonar ni pensar de manera clara. Está desorientado y tiene poca o nula capacidad de tomar decisiones acertadas o comprender lo que sucede en el entorno.

La confusión se genera por varias causas, bien sea internas o externas. También puede durar breve periodo de tiempo y curarse o alojarse de forma permanente y estar asociada a otras patologías, como demencia por ejemplo.

confundido_1

Entre las causas externas está el consumo de drogas o alcohol en exceso. También la medicación, procesos de hospitalización y uso de fármacos. Darse golpes en la cabeza, sufrir contusiones están entre las razones externas. Cada una de ellas puede generar confusión temporal.

Pero, hay enfermedades degenerativas que ayudan a la aparición de episodios de confusiones. Estas pueden llegar a ser permanentes y desembocar en demencia u otro tipo de enfermedades mentales.

Otro tipo de patologías, como tumores cerebrales, fiebres, enfermedades en el sistema nervioso central también la desencadenan. El desequilibrio hidroeléctrico, la hipoglucemia o la falta de sueño afectan al cerebro y hace que el razonamiento se torne confuso.

Las convulsiones, incluso en pacientes epilépticos y la hipotermia, así como un descenso en los niveles de oxígeno en el cerebro. Estas son parte de las razones que hacen que las personas pierdan la capacidad de entender, razonar y decidir.

Confusión común o enfermedad grave

Es normal que en ocasiones las personas tengan episodios donde confunden algunos elementos. Pueden olvidar donde dejaron algo que tenían a la mano. Olvidaron devolver una llamada o como realizar algo que generalmente era un hábito.

También, el paso de los años y el proceso de envejecimiento ayudan a la aparición de las confusiones. Empieza a degenerarse la memoria y se trata de un proceso normal, aunque no ocurre con todos los ancianos.

Relacionado: ¿Cómo afecta el frío a los seres humanos?

Pero, cuando esto se vuelve crónico representa un signo inequívoco de enfermedades mentales. Entre ellas la demencia, la amnesia y el delirio.

La confusión que se presenta de forma intempestiva y recurrente, sin la presencia de agentes externos, es una enfermedad. Las personas deben estar alerta ante estos signos que interfieren en el desarrollo regular de la vida cotidiana.

Confusión, delirio, amnesia

Cuando la confusión es signo de demencia, las personas pierden el contacto con la realidad. Con ello la capacidad de afrontar la vida cotidiana y tomar decisiones, bien sean sencillas o complicadas.

Si la confusión es sinónimo de amnesia, ocurre por un episodio emocional intenso, por golpes cerebrales o abuso de sustancias.

confundido_2

Esta puede ser permanente o transitoria. Además de la incapacidad para recordar, esta especie de limbo en el que entra la persona le impide tomar decisiones acertadas.

La tercera enfermedad es el delirio. Cuando hay presencia de trastorno delirante la persona vive en estado de confusión. Cambian sus estados de ánimos y sus ciclos de sueño y vigilia. La conducta se altera y la realidad se distorsiona.

Confusión y lucidez mental

Este es otro aspecto de la incapacidad para percibir la realidad y decidir. La lucidez mental disminuida. Afecta a los adultos mayores o ancianos y también es síntoma de otras patologías.

Relacionado: ¿Qué es la memoria eidética?

Entre esas enfermedades asociadas está el mal de Alzheimer. El Epoc o la disminución de oxígeno o aumento del dióxido de carbono en la sangre.

Varios tipos de infecciones, depresión y esquizofrenia. Diabetes y otros problemas infecciosos que desencadenarían sepsis.