Saltar al contenido

¿Por qué no se debe guardar la leche en la puerta de la nevera?

Guardar la leche en la puerta de la nevera es un error ya que en esta ubicación sufre variaciones de temperatura por lo que se descompone y echar a perder más rápido.

¿Por qué la puerta de la nevera no es lugar para guardar la leche?

Es muy importante aprender a organizar correctamente la nevera para aprovechar al máximo los alimentos.

Comúnmente la gente guarda la leche en la puerta de la nevera. Estos estantes parecen ser la mejor opción porque aquí caben justo los envases tetrabrick y botellas. Ademas, están al alcance y se las puede encontrar fácilmente. Pero esto es un error, los alimentos en la nevera deben guardarse según la temperatura que necesiten.

En la parte superior de la nevera, el nivel del frío es bajo. Aquí se pueden guardar los alimentos que se conservan mejor sin necesidad de tanto frio, como los huevos por ejemplo.
Ya en la parte inferior, el frío es mucho más intenso. Esta es la zona recomendada para las carnes pescados.
En el centro, el frío es moderado así que se pueden almacenar embutidos y lácteos para que duren en buen estado por más tiempo.

La leche nunca debe guardarse en la puerta de la nevera porque al abrir y cerrar, la temperatura varia. Esto es muy negativo para la leche ya que al estar expuesta a este cambio de temperatura se descompone más rápido.

Esta parte de la nevera es más recomendada para almacenar mantequillas, salsas y alimentos con conservantes naturales.

¿Dónde guardar la leche en la nevera?

Ya hemos visto que la leche no debe guardarse en la puerta de la nevera porque es la zona en donde menos frío recibe.

La mejor zona de la nevera para guardar la leche es en los estantes medios e inferiores ya que son los más frescos. Aquí también se pueden almacenar otros tipos de lácteos que necesiten del mismo nivel de frio, como el yogurt por ejemplo.
Aunque ambas opciones son validas, lo mejor es guardar la leche en el estante medio para reservar los inferiores para la carne y pescado ya que necesitan más frío.

Ademas, es muy importante cuidar que la leche no tenga derrames para evitar que contamine los alimentos que se encuentran ubicados en los estantes debajo.