Saltar al contenido

¿Por qué no ir al hospital a visitar a un recién nacido?

Cada vez son más los profesionales que aconsejan que no se visite en el hospital a una mujer que recién ha dado a luz y a su recién nacido. Es necesario tomar conciencia de lo necesario e importante que es para las madres y sus bebes transitar el post parto en intimidad.

¿Por qué razón no es bueno para la madre y el recién nacido recibir visitas?

El parto no es un momento en donde la madre se pueda relajar, todo lo contrario… Se trata de una situación que la llena de estrés No solo a ella, también el bebé padece este agobio. Para el recién nacido es la transición del vientre a un mundo totalmente nuevo, con ruidos, luces, olores que no conoce. En ese momento, lo único que la madre y el recién nacido necesitan es el contacto piel a piel y la tranquilidad de la intimidad.

Durante las horas posteriores al parto, la madre necesita aprender a comunicarse con su bebé, entender sus necesidades y poder suplirlas. Todo esto sin olvidarse de ella, sus revoluciones emocionales y teniendo sobre sus hombros la responsabilidad de cuidar una nueva vida.

La madre no puede estar con sus emociones alteradas, sus dolores físicos, quizás todavía sin poderse bañar, atendiendo al recién nacido y tratando de amamantarlo, mientras en la sala se celebra una reunión de espectadores que charlan en voz alta, opinan sobre su aspecto físico y el cuidado del bebé, quieren alzar al recién nacido y toman fotografiás sin consentimiento.

Es entendible que los parientes y amigos cercanos estén felices por la llegada del nuevo integrante pero deben expresar toda esa felicidad y amor en el respeto a la intimidad que necesita la mamá y el bebé.

¿Cuáles son los beneficios para la madre y el recién nacido de no recibir visitas?

Las primeras 24 horas después del parto son sumamente importante para el recién nacido y su madre. En este momento ellos están desarrollando sus sentidos, comenzaran a alimentarse, y necesitan del contacto con la madre en total intimidad.

Aunque lo recomendable es que la madre y el recién nacido no reciban visitas en el hospital, seria ideal que al llegar a casa también puedan transitar los primeros 15 días sin visitas o con visitas muy limitadas.

La intimidad del post parto es muy beneficioso para que la madre y el bebé recién nacido puedan reforzar su vinculo. Ademas, ayuda a la madre para que la lactancia sea más fácil, le da tranquilidad y le permite concentrarse.
Por otra parte, el bebé recién nacido todavía es muy delicado así que no puede estar expuestos a tantas personas para evitar la transmisión de gérmenes cuando lo abrazan y besan.